Doscientos hogares madrileños participan en un proyecto piloto de ‘agrocompostaje’

La experiencia se desarrollará desde este mes y hasta julio y, además de los casi 200 hogares madrileños, participarán un mercado municipal, grupos de consumo, comedores escolares y huertos urbanos comunitarios.

Unos 200 hogares madrileños recuperarán los restos de comida y materia orgánica que generen para su agrocompostaje dentro de un proyecto piloto del Ayuntamiento de Madrid y que será presentado esta tarde por la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, en el Mercado de San Fernando.

La experiencia se desarrollará desde este mes y hasta julio y, además de los casi 200 hogares madrileños, participarán un mercado municipal, grupos de consumo, comedores escolares y huertos urbanos comunitarios.

Madrid Agrocomposta es promovido por el Ayuntamiento de Madrid y cuenta con la colaboración de la plataforma impulsora Madrid Agroecológico en colaboración con la Red de Huertos Urbanos de Madrid y la asociación coordinadora de economías BioRegionales.

Habrá puntos de recogida en huertos urbanos, en el mercado de San Fernando y en un colegio público, aún por determinar. Las cerca de 200 familias que participan en este proyecto llevarán sus residuos orgánicos a estos puntos de recogida.

El tratamiento de los residuos se realizará en terrenos agrícolas cercanos al municipio de Madrid, donde cada agricultor compostará unas siete toneladas de residuos para la obtención de entre tres y cinco toneladas de compost y los utilizará en el terreno que cultiva.

Con el compostaje a pequeña escala, domiciliario y comunitario, se permitiría el tratamiento in situ de entre un 5 y un 10 por ciento de la fracción orgánica.

Por otro lado, el agrocompostaje permite que sea el agricultor quien composta los residuos que vienen de la ciudad para utilizarlo en sus cultivos y evitando los fertilizantes químicos, lo que contribuye a la viabilidad de las pequeñas explotaciones agrícolas y resulta más eficiente que el compostaje industrial a gran escala.

Así, en Austria, con más de 300 estaciones agrocompostadoras dirigidas por los titulares de explotaciones agrícolas y ganaderas, el agrocompostaje supone el 60 por ciento del total de la capacidad compostadora del país. El coste del tratamiento por tonelada es de 50 euros frente a los 150 que cuesta su gestión en España.

Los puntos de recogida son la asociación familiar Alonso de Ojeda (Huerto Alameda de Osuna), 16 familias; el Centro Social Autogestionado La Tabacalera (huerto Tabacalera, Centro), 25 familias;
Mercado de San Fernando, Cuatro puestos de verdura, Frutería agroecológica, Amores Berros, La Huerta del Sol, Frutería Abascal Olmedo, La Verdura de Mi barrio; Asociación de Vecinos Avance de Moratalaz (Huerto XXI), 20 familias; Proyecto de Compostaje Comunitario en Hortaleza, 15 familias; solar de Antonio Grilo, 100 familias, y un colegio a definir.

El nuevo Plan de Residuos, en el que está trabajando actualmente el área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, trabaja para ajustarse a los objetivos planteados por la Unión Europea para el año 2020 y que pasan por reducir la generación de residuos en un 20 por ciento y aumentar hasta un 50 los materiales recuperados mediante el reciclaje.

Para alcanzar esos porcentajes de reducción y recuperación de materiales es imprescindible la introducción de recogida selectiva de residuos orgánicos, tanto domésticos como del sector comercial. En el plan municipal que se está elaborando se pretende tener en cuenta el proceso de separación de restos con vistas al compostaje.

Para facilitar cambios y evaluar las dificultades y oportunidades, tanto en el proceso de recogida como en el de tratamiento de los residuos orgánicos para su compostaje y aprovechamiento en terrenos agrícolas, el Ayuntamiento ha encargado el proyecto piloto que se presenta este miércoles.

RECUPERACIÓN DEL 27% DE LOS MATERIALES

Madrid recupera en la actualidad un 27 por ciento de materiales a través del tratamiento y reciclaje de los residuos, poco más de la mitad de lo que se quiere conseguir en 2020. La materia orgánica se recoge dentro de la fracción resto (basura que queda después de apartar vidrio, cartón y envases), mezclada con otros tipos de materia que imposibilita la obtención de un compost de calidad.

La fracción orgánica constituye el 47 por ciento del cubo de basura doméstico y el 30 por ciento del sector comercial. En el proceso de separación que se realiza en las plantas a las que se llevan los residuos, parte de la materia orgánica es rechazada y destinada a la incineración. La parte recuperada, de otro lado, contiene un alto porcentaje de impropios, como metales pesados, que la inutilizan como fertilizante agrícola.

Zero Waste trabaja en colaboración con la Comisión Europea, los estados y las administraciones locales y regionales en una estrategia para aumentar el reciclaje y reducir al mínimo la fracción resto.

Técnicos del Ayuntamiento de Madrid participaron en noviembre en una visita por esta red a Milán y a la comarca de Treviso para conocer in situ sus sistemas de recogida y tratamiento de residuos.

En Milán se están consiguiendo porcentajes de recuperación de materiales del 65 por ciento y un grado de satisfacción ciudadana con el sistema de un 92 por ciento. La comarca de Treviso en el norte de Italia, con un sistema de recogida puerta a puerta y pago por producido está en un 85 por ciento de materiales recuperados.

COMPOSTA RED

El área de Medio Ambiente estudia la incorporación del Ayuntamiento a la Red de Ciudades por el Compostaje, Composta en Red, cuyos trabajos se centran en la recuperación de residuos orgánicos para compostaje de uso agrícola.

En esta red se integran ya las diputaciones provinciales de Granada y Pontevedra, el Área Metropolitana de Barcelona, el consorcio para el tratamiento de residuos urbanos de Navarra y ayuntamientos como los de Ourense, Hernani, Utebo, El Rosario, San Sebastián de los Reyes o Rivas Vaciamadrid.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés