Un depósito de residuos nucleares en Garoña

Concluirlas es «requisito imprescindible» para reabrir la central y comunicarlas obligatorio para todos los estados miembros, de acuerdo con el convenio Euratom, ha recordado la europarlamentaria jeltzale.

El comisario europeo para la Acción sobre el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha confirmado a la eurodiputada del PNV y vicepresidenta de ALDE, Izaskun Bilbao, que el Ejecutivo comunitario carece de datos sobre la posible instalación de un depósito de residuos nucleares en Garoña.

Según ha informado Izaskun Bilbao en un comunicado, Arias Cañete espera igualmente información sobre la finalización de las obras necesarias para adaptar la central a las exigencias de seguridad detalladas tras los análisis que se realizaron en todas las nucleares europeas tras el accidente de Fukushima.

Concluirlas es «requisito imprescindible» para reabrir la central y comunicarlas obligatorio para todos los estados miembros, de acuerdo con el convenio Euratom, ha recordado la europarlamentaria jeltzale.

La información suministrada por el comisario a la Vicepresidenta del grupo ALDE figura en una respuesta por escrito remitida a la eurodiputada vasca por el responsable comunitario de Acción por el Clima y Energía. Izaskun Bilbao, recogiendo las quejas de las autoridades vascas al respecto, se interesaba en primer lugar por la decisión adoptada por el Consejo de Seguridad Nuclear para declarar confidenciales las decisiones «que pudieran afectar a la reapertura de la central de Garoña, fuertemente contestada por su antigüedad y condiciones de seguridad».

El comisario recuerda en su respuesta que las autoridades estatales están obligadas a garantizar «que la información sobre la seguridad de las instalaciones nucleares sea accesible al público, de acuerdo con la legislación nacional y con las disposiciones internacionales, siempre que ello no ponga en peligro otros intereses que, como la protección, estén reconocidos en esas normativas».

España ya emitió un informe a las autoridades comunitarias en 2014 en torno a la aplicación de la Directiva de 2009. En un documento posterior a 2014 y al que se alude en la respuesta, las autoridades españolas comunican que han puesto en marcha comités de información a nivel local para informar a autoridades locales, ONG-s y ciudadanía, al menos una vez al año, sobre cuestiones relacionadas con la seguridad nuclear en zonas próximas a este tipo de instalaciones.

En Garoña la declaración de «confidencialidad» anularía de facto esta previsión, «que no concuerda tampoco con las quejas de instituciones y asociaciones cívicas sobre el oscurantismo que rodea el proceso de posible reapertura de Garoña», ha dicho Bilbao.

En este contexto, Arias Cañete recuerda que «esa obligación de información ha sido reforzada con la modificación de la Directiva de Seguridad Nuclear» y concreta que sus contenidos al respecto «han de ser transpuestos por España no después de agosto de 2017».

Entre las cuestiones que se han añadido al artículo octavo que regula la transparencia con que deben funcionar estas instalaciones se incluyen algunas medidas referidas a los procesos de concesión de licencias y organización de las respuestas ante emergencias in situ que no pueden cumplirse con la señalada declaración de confidencialidad.

Finalmente, la vicepresidenta de ALDE se interesaba en esta iniciativa por los datos de que dispone la Comisión Europea en torno a la posible instalación de un almacén de residuos en nucleares Garoña.

El Comisario Arias Cañete confirma que Bruselas no dispone por el momento de dato alguno al respecto. Así, dice que la Comisión «espera recibir esa información en virtud del artículo 41 del Tratado Euratom, que dispone que los proyectos de inversión en el ámbito nuclear le sean comunicados a ella». «Hasta la fecha, sin embargo, no ha recibido ninguna comunicación referente a la posible instalación de un almacén de residuos nucleares en la propia central», concluye.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés