Programa de compostaje doméstico impulsado por la Diputación de Ourense

En este sentido, manifestó que la nueva iniciativa, bautizada con el lema “Primera Campaña Provincial de Compostaje Doméstico”, aglutinará a 91 de los 92 concellos con los que cuenta la provincia, toda vez que únicamente excluye a la propia ciudad de Ourense por disponer ésta de una población superior a los 20.000 habitantes.

En declaraciones a Radio Líder, el Diputado Provincial de Cooperación y Relaciones Institucionales en Ourense, Pablo Pérez, responsable de la cooperación con los concellos de la provincia, explicó el alcance del nuevo convenio formalizado el pasado mes de septiembre entre el presidente de la Diputación ourensana, José Manuel Baltar, y el presidente de Sogama, Javier Domínguez, y mediante el cual se extenderán las prácticas de compostaje doméstico a nuevos ámbitos de población a fin de alcanzar sus beneficios ambientales, económicos y sociales.

En este sentido, manifestó que la nueva iniciativa, bautizada con el lema “Primera Campaña Provincial de Compostaje Doméstico”, aglutinará a 91 de los 92 concellos con los que cuenta la provincia, toda vez que únicamente excluye a la propia ciudad de Ourense por disponer ésta de una población superior a los 20.000 habitantes. El objetivo es claro: “reducir la cantidad de basura entregada a Sogama y, al mismo tiempo, facilitar que las viviendas incorporadas a este programa puedan obtener compost a partir de la materia orgánica generada y lo utilicen como abono natural en sus huertos y/o jardines”.

Dotado con un presupuesto de 40.000 euros, el importe del acuerdo, a financiar a partes iguales por Sogama y la Diputación, incluye todos los elementos necesarios para que sea implementado y desarrollado con absolutas garantías: desde la dotación de compostadores hasta las actividades informativas y de concienciación, incluyendo la edición y distribución de material didáctico y divulgativo.

PLANIFICACIÓN Y CONTROL

Con el objetivo de alcanzar unos buenos resultados, la campaña se desarrollará en varias fases, dando comienzo con la selección de las viviendas participantes y captación de usuarios, y continuando con el reparto de material informativo, la organización de jornadas de formación y el propio seguimiento puerta a puerta, previendo visitar cada hogar para comprobar la correcta aplicación de la técnica, corregir errores y solventar posibles dudas.

El resultado final, augura Pablo Pérez, “será un compost de alta calidad, que cumpla con todos los requisitos establecidos por la normativa vigente y pueda ser aplicado al suelo con absolutas garantías”. Es por ello que la implicación de los vecinos que voluntariamente se adhieran a esta iniciativa deberá ser absoluta. “No se trata de entregar el compostador sin más, sino de que el usuario adquiera unos compromisos previos y los cumpla”.

Desde el año 2010, la Diputación de Ourense está llevando a cabo un ambicioso programa de compostaje doméstico que dio comienzo en 37 concellos y que se fue expandiendo poco a poco hasta llegar a medio centenar en 2015.

En la comunicación y en la concienciación reside, para el Diputado Provincial, la clave del éxito, de ahí que gran parte de los esfuerzos se centren en este extremo. “Nuestra intención es crear nuevas herramientas de comunicación entre la Administración y la ciudadanía para indagar en la problemática que entraña la generación de residuos y posibilitar así el intercambio de experiencias entre los ciudadanos”, abundó.

En todo caso, aseguró que la respuesta de los vecinos está resultando positiva, toda vez que el autocompostaje constituye una práctica tradicional en el rural gallego. “Queremos recuperar esta tradición de aprovechar el residuo orgánico y no arrojarlo al cubo de la basura, convirtiéndolo en humos para jardines y huertos”.

Pérez trasladó que la Diputación ourensana asume la gestión de los residuos en 50 concellos. Un trabajo que califica de “complejo” debido a la alta dispersión de la población. Es por ello que el ente provincial se encuentra estudiando la articulación de fórmulas con las que superar ciertas limitaciones, sobre todo en los municipios más pequeños, y lograr así una gestión más eficaz. La pretensión es invertir en tecnología para posibilitar recogidas más eficientes, tanto desde el punto de vista ambiental como económico, optimizar recursos y mejorar la calidad del servicio prestado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés