Unos 50 voluntarios limpian el río en Sevilla y recogen en dos horas más de 130 kilos de vidrio y 65 kilos de plástico

Alrededor de cincuenta voluntarios se han congregado este viernes por la mañana a orillas del río Guadalquivir a su paso por Sevilla en la primera jornada de trabajo del programa ‘Expedición de Magallanes, un río sin basura’, organizada por el Acuario de Sevilla en colaboración con la empresa municipal de limpieza, Lipasam, y la Autoridad Portuaria, para celebrar el Día Mundial del Agua.

A lo largo del tramo marcado y durante dos horas se han recogido trozos de plástico, pajitas y envoltorios plásticos, envases de aluminio, papeles y envases de cartón, toallitas, pañales y bastoncillos de los oídos o botellas de cristal hasta sumar 65 kilos de plástico, más de 133 kilos de vidrio y 11,5 kilos de otros residuos de basuraleza, que han sido retirados y clasificados adecuadamente para ser posteriormente reciclados por Lipasam en sus centros de tratamientos de residuos. Según ha informado el Acuario de Sevilla en un comunicado, se trata de una jornada en la que, además, se han desarrollado en el Muelle de las Delicias talleres educativos desde las 11,00 horas hasta las 18,00 horas en torno a la lucha contra la acumulación de basura.

A partir del centro de Educación Ambiental de Lipasam, miembros del Acuario de Sevilla, educadores de la ‘Brigada Medioambiental’ de Lipasam y de otros colectivos como la Asociación Hombre y Territorio, la escuela Paddle Surf Sevilla, la ONG Accem y la Asociación Tandem, junto a voluntarios que se han unido a la acción en el tramo de la ribera que va desde el Puente del Cristo de La Expiración hasta la Pasarela de la Cartuja, han comenzado a las 11,00 horas el recorrido.

La directora de educación del Acuario, Susana Montero, ha explicado a los voluntarios que la actuación de este viernes «no se ha realizado por falta de limpieza del río, ya que se limpia a diario por los servicios de Lipasam, sino como una actuación de concienciación para trasladar a los ciudadanos la importancia de depositar los residuos en las papeleras y contenedores para que no terminen arrastrados por el aire al río». «Para nosotros, la clave está en la concienciación. Es responsabilidad de todos mantener el río limpio. Cada vez que tiramos algo al río, ese residuo llega al mar y afecta a todos los animales que viven en él», ha declarado Montero.

Actividades junto al acuario y a la orilla del río

La jornada pretende fomentar la conservación del medio acuático y el uso responsable de los recursos naturales, haciendo partícipe a la ciudadanía de Sevilla de que puede contribuir a paliar los daños a la naturaleza, por lo que se ha añadido una serie de actividades relacionadas con las buenas prácticas medioambientales en el Muelle de las Delicias, desarrolladas por el personal del departamento de Educación del Acuario y la ‘Brigada Medioambiental’ de Lipasam.

Los educadores de la empresa municipal sevillana se han encargado de representar ‘Las tres erres: reducir, reciclar y reutilizar’ y de dinamizar los grupos con juegos de concienciación como el taller ‘Encesta tu basura’ para dar a conocer el contenedor adecuado al que hay depositar los distintos tipos de residuos. Además, han implementado unas manualidades consistentes en un mural con gotas de agua que llegan a formar un gran río y en cada una de las gotas se incluye un mensaje para el río.

Por su parte, las actividades coordinadas por el Acuario de Sevilla han consistido en un circuito para mostrar que gran parte de los residuos domésticos acaban en el Guadalquivir y que estos se generan dentro de los hábitos cotidianos. Así se trata de concienciar y enseñar diferentes consejos medioambientales para contribuir a eliminar la basura con juegos como una pirámide de cubos de buenas y malas prácticas ante una actividad habitual: pasta de dientes, compra, transporte público, entre otros.

También, se ha explicado la importancia de reducir o eliminar el uso de bolsas de plástico, con lo que siempre es más conveniente reutilizarlas o emplear bolsas de tela. En la jornada se ha recreado una gran orilla del río en la que se mezclan elementos naturales con residuos, con los que se ha «jugado» a saber cuánto tiempo tardan en degradarse. Como colofón, la mascota del Acuario, Chelo, ha repartido a los participantes un diploma de participación con un decálogo de distintas acciones que se pueden realizar en el día a día para ayudar al medioambiente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés