Mares Limpios cuenta con la adhesión de 60 países que custodian más del 60% de las costas del mundo

Una veintena de países de América Latina y el Caribe forman parte de esta iniciativa, habiendo destacado en su momento por sus buenas prácticas ambientales en el ámbito del uso racional del plástico.

Tras las adhesiones de Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, y Paraguay, un total de 60 países que custodian más del 60% de las costas del mundo, ya forman parte de la campaña “Mares Limpios”, la mayor alianza en la lucha contra la contaminación por plásticos. Lanzada a principios del año 2017, esta iniciativa vela por la limpieza de los oceános, instando a gobiernos, empresas y ciudadanos a prescindir del plástico de un solo uso y a proteger los ecosistemas y biodiversidad marina, aí como la fauna, la pesca, el turismo y la propia alimentación humana.

Una veintena de países de América Latina y el Caribe forman parte de esta iniciativa, habiendo destacado en su momento por sus buenas prácticas ambientales en el ámbito del uso racional del plástico. Ya en 2016, Antigua y Barbuda se convirtió en el pirmer país de América Latina y el Caribe en prohibir las bolsas de plástico de un solo uso y ahora trabaja para eliminar los productos desechables de poliestireno, un objetivo que espera alcanzar el próximo año, además de ampliar su capacidad recicladora.

Antigua y Barbuda, junto con Trinidad y Tobago, así como Paraguay escenificaron su adhesión a Mares Limpios durante la Cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, celebrada a mediados de este mes en Nairobi, y en donde representantes de 170 países se dieron cita para elaborar una nueva hoja de ruta que permita la prosperidad del planeta, pero sin comprometer sus recursos naturales, garantizando el bienestar de las próximas generaciones.

- Advertisement -

Trinidad y Tobago quiere reforzar su sistema de gestión de residuos y formar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de segregar los desechos para posibilitar su posterior recuperación. Por su parte, Paraguay, aunque no tiene costa, se comprometió a limpiar sus ríos, labor que iniciará en la propia capital, Asunción. De hecho, más de un millar de voluntarios recogieron 43 toneladas de basura del río Mburicaó en febrero. El gobierno confía en restaurar el río y devolverle todos su esplendor, además de crear conciencia ambiental en la población.

La necesidad de intensificar la lucha contra la contaminación por plásticos está cada vez más presente en América Latina y el Caribe, una región especialmente vulnerable a la basura marina y la amenazas ocasionadas por el cambio climático tales como las tormentas, cada vez más virulentas.

Para más información: Sogama

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés