Catástrofe petrolera se torna en desastre financiero

«BP ya ha atravesado muchas tormentas»

BP todavía no ha dado cifras sobre los costos consecutivos e indemnizaciones solicitadas. En los cálculos preliminares, la compañía había indicado la cifra de 837 millones de euros. «Las consecuencias financieras de este suceso serán sin duda muy graves, pero BP es una compañía fuerte y ha sobrevivido muchas tormentas», dijo su director, Tony Hayward.

Sobre la solución a los problemas causados por los efectos de la catástrofe petrolera, también se expresó el jefe de operaciones del Gobierno de Estados Unidos y jefe de la Guardia Costera, Thad Allen. En una entrevista televisiva anunció que los peores daños al medio ambiente podrán ser solucionados sólo a finales del mes de octubre. Y sólo si el consorcio de BP en realidad tiene éxito con el sellado completo de la fuga incontrolable de petróleo.

Rehenes de la contaminación petrolera

- Advertisement -

El jefe de la Guardia Costera estadounidense, Thad Allen, puntualizó asimismo el perjuicio para la población: todo el conjunto de la región del Golfo se encuentra desde el hundimiento de la plataforma de extracción «Deepwater Horizon» el pasado 22 de abril en un estado de excepción. Las personas son francamente rehenes desde el punto de vista económico y físico de este derrame de petróleo.

BP había colocado la noche del viernes (04.06.2010) una tapa en el tubo defectuoso a 1.500 metros de profundidad. Desde ese momento, el petróleo es bombeado a un barco. Sobre la cantidad del petróleo extraído existen diferentes datos. Su director, Hayward, habló de una «gran mayoría».

Nueva cubierta hasta finales de junio

Según las estimaciones del Gobierno de Estados Unidos, por día fluyen desde 12.000 a 19.000 barriles, es decir de 1,9 millones a 3,2 millones de litros (1 barril = 159 litros) en el mar. En las primeras 24 horas se habría succionado por este embudo un millón de litros, de acuerdo con datos de BP.

A finales de junio se colocaría una nueva tapa sobre la fuente rebosante de petróleo, que al parecer es más pesada y ayudaría a sellar la fuga, informó el New York Times. A diferencia del sistema actual, el nuevo debe ser también seguro contra huracanes.
 
El río de petróleo sin embargo, se podrá detener sólo hasta agosto, cuando se terminen dos perforaciones hasta el fondo del pozo submarino, ubicado a cuatro kilómetros del fondo del mar. Éstas se cubrirán de cemento para bloquear el agujero en la base de la fuga.

Plumaje de aves cada vez más manchado

La estimada contención del derrame de petróleo fue un rayo de esperanza en un fin de semana lleno de malas noticias. Fuertes vientos arrastraron la mancha negra en dirección oeste; en las playas turísticas de la Florida se acumularon residuos de petróleo. Los organismos estadounidenses prohibieron así en varios lugares la pesca.

Y el número de pelícanos manchados con petróleo, tortugas marinas y delfines muertos ha aumentado considerablemente, según reportes de los medios de comunicación. Todavía se podría salvar el 78 % de las aves encontradas, señaló la agencia de protección de la naturaleza de Louisiana. Sin embargo, la limpieza es muy complicada, ya que el plumaje de las aves cada vez se pega más entre sí por el petróleo.

 

Marion Linnenbrink – Cristina Mendoza Weber – www.dw-world.de

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés