España apoya la pesca sostenible

Hace un año los países que forman la Unión Europea firmaron este compromiso. Así, un mar como el Mediterráneo que está sobreexplotado en un 90% podría recuperarse, con la posibilidad de esta recuperación sea una realidad en todos los océanos en 2020.

Durante décadas, los recursos pesqueros han sido sobreexplotados y los pescadores sostenibles han visto cómo se benefician a aquellas pesquerías industriales que se esfuerzan por sobreexplotar y destruir los océanos. Sin embargo, todo esto puede acabar a través de la Política Pesquera Común o PPC que entró en vigor el 1 de enero de 2014. La no sexy PPC es una normativa de la Unión Europea que consigue que nos llegue pescado a la mesa y que se genere empleo en el sector pesquero. La novedad de esta ley es que además puede proteger los océanos, los peces y a quienes viven de ellos. Esto son buenísimas noticias para los océanos.

Esta legislación pesquera obliga a los gobiernos a que utilicen criterios sociales, ambientales y económicos cuando decidan a quién le dan las cuotas pesqueras es decir el acceso a los recursos. Así en vez de apoyar una pesca industrial y destructiva que capture con pocos barcos muchas toneladas de pescado, o seguir beneficiando a los Monster Boats, existe la posibilidad de apoyar una pesca sostenible, que genera empleo y es menos dañina con los mares permitiendo que haya más peces para el futuro.

Hace un año los países que forman la Unión Europea firmaron este compromiso. Así, un mar como el Mediterráneo que está sobreexplotado en un 90% podría recuperarse, con la posibilidad de esta recuperación sea una realidad en todos los océanos en 2020. Pero una vez más los políticos tienen la capacidad mágica de conseguir que un acuerdo firmado y aceptado por todos, que es la solución al estado de los océanos, se convierte en panfleto mojado. Es lamentable ver, como las palabras se las lleva el viento o son arrastradas por las corrientes.

- Advertisement -

Un año después, Greenpeace ha revisado como los principales países pesqueros están poniendo en práctica estas nuevas normas. Nos hemos centrado en la reducción de la capacidad de pesca, no puede haber tantos barcos en el mar, si no hay pescado, y en si las cuotas de pesca dadas este año beneficiando a las empresas de siempre o a la pesca costera y de bajo impacto. El resultado: “Lo sentimos… lo olvidamos por el camino”.

La dejadez de los países hace que no se hayan realizado ni publicado avances que pueden beneficiarnos a todas y todos ya que todos ponemos el pescado en nuestra mesa. ¿Como puede ser que haya más puntos rojos que verdes? Luego nos dirán que es difícil hacerlo, nos dirán que queda tiempo… Señores y señoras políticos, ustedes también firmaron recuperar la vida en los océanos para 2020. Para eso solo quedan 5 años, tic-tac-tic-tac. En el caso de la naturaleza hacer los deberes la noche antes, no da buenos resultados.

Los políticos una vez más no cumplen lo que prometen y el problema es que lo pagamos el resto, los pescadores, las mariscadoras, los consumidores y los océanos. Igual va a ser que los ciudadanos tenemos que tomar las riendas para defender los océanos al igual que ya lo han hecho los pescadores sostenibles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés