Regantes andaluces piden que el decreto de sequía estatal contemple indemnizaciones a perjudicados por cambios en el uso

Las alegaciones, consultadas por Europa Press, han sido ya presentadas, después de que el 28 de diciembre de 2017 haya salido a información pública el proyecto de Real Decreto por el que se declara la situación de sequía prolongada en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir y se adoptan medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos.

La Asociación Feragua de Comunidades de Regantes de Andalucía ha presentado una serie de alegaciones ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) sobre el texto del Real Decreto por el que se declara la situación de sequía prolongada en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir, donde los regantes piden que se establezcan indemnizaciones a los perjudicados por cambios o sustitución en el uso del agua.

Las alegaciones, consultadas por Europa Press, han sido ya presentadas, después de que el 28 de diciembre de 2017 haya salido a información pública el proyecto de Real Decreto por el que se declara la situación de sequía prolongada en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir y se adoptan medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos. Una vez ya concluido el plazo de alegaciones, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente deberá pronunciarse.

En la primera de las alegaciones, Feragua pide que el decreto contemple indemnizaciones de perjuicios en el caso de sustitución de caudales, de forma que si la Comisión Permanente de la Junta de Gobierno, en caso de que sea necesario, decide imponer la sustitución de la totalidad o de parte de los caudales concesionales por otros de distinto origen, Feragua ve conveniente que se introduzca en el ese Real Decreto que cuando esa modificación de caudales «genere perjuicio a unos aprovechamientos a favor de otros, los beneficiados satisfagan una indemnización, correspondiendo al organismo de cuenca la determinación de su cuantía».

De esta forma, según ha indicado a Europa Press fuentes de Feragua «si se decide que un embalse pase de ser usado para regadío y se destine, por motivo de la sequía abastecimiento humano o a otros regadíos, por ejemplo, los regantes perjudicadoss sean indemnizados».

Fuentes de Feragua han precisado que esa medida ya se contempla en la ley, pero quieren que se refleje también en el Real decreto de sequía. Asimismo, han recordado que ello ha ocurrido en otros tiempos en zonas como Granada o Sevilla.

En sus alegaciones, los regantes han dejado muy claro que «los costes totales de obras y de explotación y mantenimiento que supongan la sustitución de caudales superficiales de mejor calidad y garantía, por otros de origen subterráneo o superficial de distinta calidad y garantía, debe ser soportado desde el primer momento por el beneficiario de la sustitución o modificación de los caudales concesionales, siendo igualmente costes a indemnizar los daños provocados en los cultivos de riego, esto es, pérdidas de producción y de calidad, como consecuencia de retrasos en las obras de sustitución o modificación de caudales».

«Se debe indemnizar, porque usuario de riego se queda sin ese agua», han añadido las fuentes.

NUEVAS OBRAS Y MEJORAS EN LOS REGADÍOS

La segunda de las alegaciones contempla medidas «que son soluciones a futuras sequías, para atajar el déficit estructural de falta de agua», y que se basa en la modernización de regadíos y construcción de nuevas infraestructuras en la Demarcación Hidrológica del Guadalquivir.

Feragua pide así la urgente puesta en marcha de obras de mejora de regadíos, como el proyecto de mejora del arrozal del Guadalquivir, en Sevilla, que, según han detallado fuentes de Feragua, «ese proyecto de modernización en el sector arrocero puede ahorrar entre 50 y 100 hectómetros cúbicos al año, que es tanto como un embalse nuevo, además de suponer un ahorro energético de dos Gigavatios/hora/año».

Esas fuentes han recordado que ese proyecto está valorado en 200 millones de euros «pero trae una ventaja ambiental importante, una reducción de la emisión de toneladas de CO2», tras lo que ha apuntado que «esa inversión en cuatro o cinco años se puede amortizar con el ahorro del agua del arroz que suponga». Para Feragua «ese proyecto de modernización es el más importante en España y Andalucía» y han apuntado que ya se han dirigido al comisario de aguas de la UE.

Asimismo, los regantes piden desarrollar el proyecto de Mejora de la zona Regable del Rumblar, en Jaén; el proyecto de mejora del canal principal de la margen derecha del Bembezar, en Córdoba; el proyecto de balsa de acumulación de la ZR Genil M. Derecha, en Córdoba; y el proyecto de mejora de la zona regable de Albolote, en Granada.

Además, Feragua pide que se lleve a cabo el proyecto de la presa Cerrada de la Puerta, en Jaén; el proyecto del recrecimiento de la presa del Agrio, en Sevilla; además de otros como el proyecto de la presa de San Calixto, en Córdoba; o el proyecto de la presa de Velillos, en Granada.

Asimismo, Feragua ha pedido que se lleven a cabo obras de mejora de transferencias inter-cuencas, como es el caso del proyecto de Trasvase del Condado de 15 hectómetros cúbicos desde la Demarcación Tinto -Odiel Piedras/Guadiana a la Demarcación del Guadalquivir, en la provincia de Huelva.

Las fuentes han precisado que ante el déficit estructural de agua «tenemos dos opciones, esto es, o se ahorra agua mediante la modernización de regadíos, o se hacen nuevas obras de regulación, nuevas presas o trasvases», que «eviten las nefastas consecuencias que genera la sequía».

«Gracias a los embalses vivimos ocho millones de habitantes en Andalucía», han añadido las fuentes a Europa Press, quienes han recordado que «el pantano de Melonares, que ha sido el último embalse que se hizo, permite cuatro años de garantía de agua para Sevilla, pero con los regantes siguen existiendo problemas de agua».

«Desgraciadamente, el déficit estructural de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir provoca épocas de restricciones en las dotaciones de riegos que se producen periódicamente (83-84, 89, 92-95, 2000, 2006-2008), donde el usuarios de regadío suele ser el más perjudicado, al ser prioritarios los usos de abastecimiento e industria asociada al mismo», ha lamentado Feragua en sus alegaciones, donde pide que el decreto de sequía estatal declare de interés general y se impulse la urgente puesta en marcha de esas obras de mejora de regadíos y de mejora de la regulación y transporte citadas «para soportar en mejor medida las sequías del futuro».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Marítimo Mundial 2022

Día Mundial de los Ríos 2022

La UE cierra zonas de pesca