Bilbao, opinión de Alejandro Espinosa, y la contaminación acústica de la ciudad

El Ayto. de Bilbao viene infringiendo, deliberada e impunemente la legislación medioambiental en materia de contaminación acústica durante años con grave perjuicio para los vecinos del Arenal y del Arriaga, prevaliéndose de su posición de poder.

El Anexo II, Tabla A del Real Decreto 1367/2007 que desarrolla la Ley del Ruido 37/2003, así como el Decreto 213/2012 del Gobierno Vasco en su Anexo I, Parte 1, Tabla A, establecen un límite acústico máximo de emisión de 65 decibelios diurnos y 55 nocturnos en zonas residenciales. El régimen de excepciones viene contemplado en el artículo 9 de la Ley del Ruido 37/2003, así como en el artículo 9 del Decreto 213/2012 del Gobierno Vasco, que establecen la suspensión PROVISIONAL de los objetivos de calidad acústica. La excepción nunca se puede convertir en norma.

Sin embargo, el propio alcalde de Bilbao ABURTO, insistía en su campaña electoral de 2019 que Bilbao siguiera siendo “CAPITAL DE LOS EVENTOS”: 365 al año. El gobierno municipal de PNV y PSOE desea que Bilbao sea una “CIUDAD VIVA” … pero que viva lejos de sus casas, donde pueden descansar tranquilos, mientras otros ciudadanos sufren la política que ellos han diseñado de ruido desaforado y constante.

Muchos ciudadanos nos hemos dirigido a los responsables políticos municipales por los conductos oficiales a lo largo de los dos últimos años inútilmente: siempre sin respuesta. En Junio de 2019, cuatro Presidentas de Comunidades de Vecinos de la C/ Vda. de Epalza se dirigieron al alcalde ABURTO con sonometrías en el interior de sus hogares muy por encima de los máximos legales permitidos, solicitándole una reunión.

Cuando uno lee la voluntariosa carta de presentación del alcalde en la página web del Ayuntamiento, no puede comprender cómo aquélla carta quedó SIN RESPUESTA. Yo mismo me dirigí por Registro oficial al mismo alcalde y a su tte. de alcalde GIL INVERNÓN, responsable de Medio Ambiente, en Diciembre de 2019 exponiéndoles toda la legislación que venían infringiendo durante años … ¡¡¡Me enviaron un Formulario de Queja por ruidos a casa rellenado con mi nombre!!!

- Advertisement -

También envié a los Concejales ABAUNZA y NARBAIZA 14 vídeos atronadores con copia a Asesoría Jurídica en Agosto de 2019: NI CASO. Y al Dtor. de la Policía Municipal ALUSTIZA en dos ocasiones para que cumpliera su propia Ordenanza de Espacio Público respecto de actuaciones callejeras con potentes altavoces que martirizan a los vecinos durante horas y días enteros: SIN RESPUESTA. Para una mejor convivencia de todos, le proponía que esos artistas callejeros realizasen sus actuaciones sin esos altavoces.

Y es que la Policía Municipal ni cumple ni hace cumplir la legislación vigente en materia de contaminación acústica. Con su no actuación encubre la decisión política de las autoridades municipales y de sus mandos.

El Dpto. de Sostenibilidad también encubre con TRAMPAS la constante ilegalidad del Consistorio en materia de ruido y eventos que ellos mismos organizan:

  • En Junio de 2019 el tte. de alcalde GIL INVERNÓN anunció en prensa inútiles advertencias lumínicas en la C/ Ledesma muy por encima de las emisiones máximas permitidas: ¡¡83 decibelios!! en lugar de los 65 dcbls. establecidos legalmente.
  • Aquél mismo mes, la Comisión Europea y Synchronicity financiaron un estudio millonario sobre ruido en la Plaza Nueva: el Ayuntamiento la vació convenientemente de actos sólo durante ese mes, y el 4 de Julio comenzó de nuevo con actuaciones de Kalealdia.
  • Asociaciones vecinales de Abando e Indautxu llevan años luchando para poder dormir en sus casas por el ocio nocturno, y en 2018 tuvieron que acudir al Defensor del Pueblo por la constante inacción del Ayto: les dio la razón DOS AÑOS después, pero el problema continúa igual.
  • La zona del Arenal y Arriaga NUNCA APARECE EN LOS PLANES MUNICIPALES CONTRA EL RUIDO porque es el propio Ayuntamiento quien lo fomenta y organiza.

El Ayto. de Bilbao sabe la dificultad económica que un ciudadano particular tiene para acometer un proceso judicial y se vale de ello. Sólo el post-confinamiento tras el covid-19 ha hecho disminuir el número, volumen y duración de los actos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés