Sostenibilidad, proyecto europeo LIFE- REPOLYUSE

  • El estudio, que se ha prolongado durante más de tres años, presenta un nuevo material de construcción basado en el reciclaje de espuma de poliuretano para fabricar placas para techos desmontables.

Comparte esta noticia!

  • Las propuestas solucionan un problema medioambiental y generan ahorros energéticos, de espacio y de costes.
  • La UBU ha acogido la jornada de clausura, transmitida en streaming, en la que han intervenido expertos de toda Europa que han participado en el proyecto.

El proyecto europeo LIFE- REPOLYUSE ha puesto el colofón a más de tres años de investigación con un evento final retransmitido por streaming y que ha contado con la participación de numerosos expertos de toda Europa que han intervenido en el proyecto. Allí, los más de 250 inscritos a la jornada final, han descubierto las bondades de un nuevo material de construcción basado en la reutilización de los residuos de poliuretano, los cuales se depositan en vertedero en torno a 800.000 toneladas anuales. LIFE REPOLYUSE responde al nombre completo “REcovery of POLYurethane for reUSE in eco-efficient materials”.

El Proyecto ha estado coordinado por el Grupo de Investigación en Ingeniería de la Edificación de la Universidad de Burgos, con Sara Gutiérrez González como coordinadora, quien en su intervención ha desgranado unas cifras más que significativas en lo que a ahorro energético y disminución del impacto ambiental se refiere. Junto a ella, el arquitecto técnico Carlos Junco Petrement, también de la UBU, ha detallado las principales acciones desarrolladas durante el proyecto.

Aquí ha destacado el interés suscitado tras las reuniones con industrias del sector del automóvil (Fabricación y desguace: Grupo Antolín, Sigrauto), grupos y asociaciones de materiales de construcción (especialmente fabricantes de yeso como Atedy, Placo Saint Gobain), asociaciones de fabricantes de poliuretano (PU- Europe) y otros colaboradores como el Grupo Albera que se dedica a construcción y energía. También se han interesado y apoyado el proyecto, una vez en marcha, algunas Administraciones Públicas como la Junta de Castilla y León y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Junco también ha resaltado que durante el proyecto se han mantenido reuniones con otros proyectos similares, de los que varios han participado en esta jornada final explicando su experiencia, como David García Estévez (TECNALIA – Coordinador del proyecto ICEBERG), Mónica Ruiz-Loso Luna (D.G. de Arquitectura de la Junta de Extremadura, - Proyecto LIFE ReNatural NZEB) o Patricia Mora McGinity (CEO Gestiona Global - Proyecto LIFE iCirBus).

Philippe Moseley, Policy Officer, de la Comisión Europea en el Área de Sustainable Industrial Policy and Construction, se ha encargado de inaugurar la jornada explicando las Políticas de la UE para una transición ecológica y digital en la construcción.

Le ha seguido Raquel Gómez Rodríguez, Subdirectora General de Economía Circular del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que ha detallado las novedades en los aspectos legislativos en el ámbito del empleo de residuos en materiales de construcción, adaptando la normativa de Europa a España.

PUBLICIDAD

Después, la coordinadora Sara Gutiérrez ha relatado los resultados conseguidos en los más de tres años del proyecto. Cabe destacar que se han alcanzado cifras realmente esperanzadoras y que invitan a pensar en la inminente salida al mercado del producto dadas sus prestaciones técnicas y medioambientales. El objetivo del proyecto es aumentar la reutilización sostenible de los residuos de espumas de poliuretano que, actualmente, son gestionados como residuos inertes o recuperados mediante técnicas que no son sostenibles. El 68% de los residuos generados en Europa son dispuestos en vertederos o incinerados.

Mediante la nueva tecnología los residuos de espuma de poliuretano se integran en nuevos materiales de construcción, extendiendo así su ciclo de vida útil. Los resultados obtenidos demuestran que la implementación en el sector de la construcción permite reutilizar de manera sostenible los residuos de poliuretano, así como reducir el consumo de materias primas; cada 1.000 metros cuadrados de producción de las nuevas placas supone un ahorro de 2 toneladas de yeso, en comparación con la fabricación de una placa estándar.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, se prevé un impacto positivo en el medio ambiente, reduciendo la huella de carbono, el consumo de agua y el de energía en los procesos de construcción. Además, rebaja un 9,8% el coste de fabricación, en comparación con los actuales productos existentes en el mercado.

Junto a la Universidad de Burgos, los otros dos socios del proyecto han sido las empresas Yesforma y TECSA. Ernesto Garcia Lallana, de Yesyforma Europa, ha adelantado en la jornada que la llegada al mercado de los techos ecosostenibles es inminente, mientras que Gorka Arteta Hernández, de TECSA, ha presentado el impacto del Proyecto LIFE-REPOLYUSE en el sector de la construcción con una visión optimista.

Todo ello lo ha argumentado desarrollando las tres experiencias pilotos implantadas en edificios singulares como son la propia Universidad de Burgos, el Parque Tecnológico de Miñano en Vitoria y la Universidad de Coventry, en el Reino Unido. Para explicar la experiencia de esta última localización se ha contado con la intervención de Kassim Caratella.

PUBLICIDAD

El proyecto se ha venido desarrollando desde octubre del 2017 y ha contado con un presupuesto de más de 1,2 millones de euros. La investigación está co-financiada por el programa LIFE de la Unión Europea.

+ Info:

https://life-repolyuse.com/

Comentario/s

Deja tu comentario