Compartiendo el poder – el final de la fortaleza de la conservación

Durante los últimos 10 años los gobiernos y organizaciones de conservación
han tomado compromisos significativos para defender los derechos de los
pueblos indígenas y comunidades locales en las políticas y actividades de
áreas protegidas. Sin embargo, en la práctica, el empobrecimiento de los
pueblos indígenas y el desplazamiento de sus tierras ancestrales por causa
de las áreas protegidas, siguen siendo los costos ocultos de la
conservación. A pesar de que los pueblos indígenas han ganado un mayor
reconocimiento como guardianes de los bosques, humedales, mares y otros
ecosistemas de los cuales dependen, éstos continúan siendo marginados de
muchas discusiones y proyectos de organizaciones de conservación interesados
en la prevención de la pérdida de la biodiversidad y en poder salvar
especies y hábitats.  Con el potencial de un aumento dramático en el
financiamiento para la conservación, derivados de los pagos para reducir las
emisiones derivadas de la deforestación y degradación de los bosques (REDD),
y la meta del Convenio sobre la Diversidad Biológica de expandir la
cobertura de áreas protegidas en la Tierra al 17% de la superficie terrestre
y 10% de la superficie marina para el 2020, es esencial que los Estados y
organizaciones de conservación implementen inmediatamente procedimientos y
acciones para reconocer los derechos de los pueblos indígenas en todo el
mundo.

El foco de atención  ahora es en el diálogo de alto nivel entre
representantes de los pueblos indígenas y la UICN, la red ambiental
internacional más grande y antigua de gobiernos, ONGs y científicos. Este
diálogo se realizará el 13 de enero del 2011 en la Conferencia Compartiendo
el Poder en Nueva Zelanda y tiene como meta encontrar maneras concretas en
las cuales la UICN puede implementar efectivamente varias resoluciones y
recomendaciones a favor de los pueblos indígenas, adoptadas en el Congreso
Mundial de Parques del 2003 y los Congresos Mundiales de Conservación del
2004 y 2008.

Muchas resoluciones y recomendaciones sobre los derechos de los pueblos
indígenas han sido adoptadas por la UICN desde 1975, pero muy poco de su
contenido ha sido implementado en el terreno. Esperamos que esta reunión
prepare el camino para el establecimiento de un mecanismo práctico y
orientado a la acción que asegure que los compromisos adquiridos en el
pasado sean implementados finalmente a nivel nacional y local. Establecer
dicho mecanismo sería una contribución positiva al Año Internacional de los
Bosques de las Naciones Unidas y la Década de la Biodiversidad 2011-2020.”
Dijo el Dr. Maurizio Farhan Ferrari, coordinador del Programa de Gobernanza
Ambiental de Forest Peoples Programme.

En el 2003, ONGs conservacionistas durante el Congreso Mundial de Parques
consolidaron y ampliaron resoluciones previas sobre los derechos de los
pueblos indígenas a sus estilos de vida, culminando en el Acuerdo de Durban
y plan de Acción que estableció un “nuevo paradigma” en la conservación.
Entre los principios claves que se acordaron:

- Advertisement -

–       No se establecerán nuevos parques sin el consentimiento previo,
libre e
informado de los pueblos indígenas;
–       Reasentamiento forzado debería ser estrictamente eliminado;
–       Las tierras tomadas sin el consentimiento deberían ser devueltas a
sus
dueños tradicionales;
–       Los pueblos indígenas deben estar involucrados en el manejo de áreas
protegidas y el acceso a los beneficios;
–       Iniciativas comunitarias y procesos, tales como las Áreas de
Conservación Indígenas y Comunitarias, deben ser reconocidas y apoyadas.

También en el 2004, durante la 7ma Conferencia de las Partes del Convenio
sobre la Diversidad Biológica, los Estados se comprometieron a respetar los
derechos de los pueblos indígenas a compartir el poder en la conservación.
Sin embargo, a pesar de que se han tomado estos compromisos significativos,
un progreso muy limitado se ha dado en la implementación de estos principios
y aún queda mucho por realizar. En muchos casos las áreas protegidas todavía
se imponen verticalmente (sin participación de las comunidades) en las
tierras y aguas tradicionalmente ocupadas o utilizadas por los pueblos
indígenas.

El enlace crucial entre la continuación de la existencia de los pueblos
indígenas, su cultura y el ecosistema al que pertenecen, es una gran
oportunidad para que la conservación logre los objetivos de proteger la
biodiversidad al permitir a los pueblos indígenas continuar el manejo
sostenible de sus territorios. Esta realización es la base del “nuevo
paradigma”. Algunos casos positivos de su implementación están emergiendo
como lo son el caso de Campo Ma’an de Camerún, donde los indígenas Bagyeli
han ganado el respeto a su derecho de recolectar distintos recursos del
parque nacional. Aunque esto no es suficiente para compensar errores del
pasado y los Gabyeli aún exigen que se les permita regresar a vivir en los
lugares donde tenían sus casas antes de que se creara el parque, esto es un
paso en la dirección correcta. Otro desarrollo positivo se está dando a
nivel local en Tailandia. Un proyecto piloto en el Parque Nacional Ob Luang,
organizado por los gobiernos de Tailandia y Dinamarca bajo el proyecto de
Manejo Conjunto de Áreas Protegidas (JoMPA por sus siglas en inglés), que
involucra a las comunidades Karen y Hmong, éste resultó en un manejo
participativo del parque. Udom Charoenniyomphrai, representante Karen
recuerda:

“Resultados del proyecto incluyen el mapeo del área – con los mapas finales
aceptados tanto por las comunidades como por las autoridades del parque – y
la demarcación de los campos agrícolas comunitarios. Aunque  el proyecto
JoMPA  ha finalizado, las comunidades y el parque continúan un enfoque de
manejo comunitario y participativo. Sin embargo, proyectos colaborativos
como el JoMPA son experiencias aisladas y desafortunadamente esto no se ha
adoptado como política nacional.”

El “nuevo paradigma” también implica el reconocimiento de, y apoyo para, los
Territorios de Conservación Indígenas y las Áreas de Conservación
Comunitarias. Algunos casos positivos se han empezado a dar, pero estas son
experiencias asiladas  y se requiere un abordaje mejor coordinado para
asegurar la implementación del nuevo paradigma.
El diálogo de alto nivel entre pueblos indígenas y líderes de la UICN en la
conferencia Compartiendo el Poder, es una oportunidad para hacer progreso en
el respeto de los derechos de los pueblos indígenas en la política de
conservación y en la práctica. Un resumen del diálogo y los detalles de los
compromisos de los ejecutivos de la UICN estará disponible brevemente
después de la reunión.

http://www.forestpeoples.org/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés