De residuo a pasarela de playa

El resultado son unos listones de plástico, disponibles en tres colores (blanco, azul y marrón imitando la madera) que se pegan unos con otros para formar las pasarelas de la medida deseada.

Además, como que este material es muy resistente, más que la madera, las máquinas de limpiar la arena pueden pasar por encima sin que se deformen y sin necesidad de tener que apartarlas.

Las pasarelas tienen además un tratamiento ultravioleta para evitar su decoloración y favorecer su durabilidad, un sistema de tratamiento anti-hongos y la superficie es antideslizante. El sistema de montaje y desmontaje favorece el almacenamiento en las temporadas en que no se utilizan, y poder volver a instalarlas cuando es necesario. Por otra parte, este material evita la absorción de calor y de la pintura en spray, por lo que resulta más fácil limpiar las pintadas. Y, además, cuando termina su vida útil son reciclables.
Parece que las pasarelas de playa de plástico reciclado han gustado, y ya se están vendiendo no sólo en España sino también para exportación. Y todo, con los restos de plástico que hasta hace sólo un par de años no tenían ninguna utilidad.

http://www.sostenible.cat/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés