Actualizar

jueves, febrero 9, 2023

Observatorio contra el Greenwashing con criterios científicos

La taxonomía europea, una controvertida guía de la UE sobre las actividades económicas consideradas verdes, entró en vigor el 1 de enero de 2023, incluyendo como inversiones sostenibles a las centrales de gas y la energía nuclear, entre otras.

Observatorio contra el Greenwashing con criterios científicos. El lanzamiento de la nueva plataforma se realiza como medida paralela a la adopción de medidas legales por parte de varias organizaciones sociales contra la Comisión Europea por su taxonomía.

La taxonomía europea, una controvertida guía de la UE sobre las actividades económicas consideradas verdes, entró en vigor el 1 de enero de 2023, incluyendo como inversiones sostenibles a las centrales de gas y la energía nuclear, entre otras.

La Comisión Europea decidió añadir estas tecnologías en el borrador final, a pesar de la oposición de la ciudadanía, de las instituciones financieras y de las organizaciones de medio ambiente, que ya había mostrado su rechazo públicamente.

Por ello, y desde la aprobación en julio de 2022 de este documento, algunas organizaciones ambientales tomaron medidas legales contra la Comisión Europea, al no cumplir la Ley Europea del Clima ni las obligaciones de la UE en virtud del Acuerdo de París y el cambio climático.

Organizaciones ambientales europeas se movilizan

Ahora un grupo de organizaciones ambientales europeas (BEUC, BirdLife International, Chemsec, ECOS, Ecologistas en Acción, Transport & Environment y WWF), agrupadas en el  Observatorio contra el Lavado Verde, lanzan su nueva taxonomía independiente (ISBT por sus siglas en inglés) basada en criterios científicos.

Esta plataforma pretende servir como alternativa a la taxonomía del lavado verde y permitir una mejor definición científica sobre qué inversiones son verdes para que sirva a los inversores institucionales como alternativa  y permitan una transición energética adecuada.

Taxonomía independiente

La taxonomía independiente o ISBT duplicará los criterios utilizados en la taxonomía europea en los casos que así lo requieran y aportará nuevos criterios para aquellos puntos más débiles. El sistema utilizado es el del semáforo que servirá como orientación clara sobre si una inversión cuadra con la sostenibilidad o no: verde, para cuando cumpla requisitos científicos para los que puedan mejorarse. Y rojo, para las inversiones que se deban evitar.

Una regulación que incluya el gas y la energía nuclear como energías verdes no debería servir de ejemplo para nada. Esta nueva taxonomía independiente de los grupos de presión surge desde la sociedad civil organizada y se constituye como una herramienta que puede ser utilizada por toda la ciudadanía. Observatorio contra el Greenwashing con criterios científicos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés