Nauru: un país de obesos y sin recursos

Nauru: un país de obesos y sin recursos

Con una masa de tierra de unos 21 kilómetros cuadrados, Nauru, ubicada en el Pacífico Sur cerca de la línea ecuatorial, es una de las naciones más pequeñas del mundo, la tercera tras el Vaticano y Mónaco, la única que no tiene una ciudad capital (Yaren es prácticamente la única población de la isla), medioambientalmente casi aniquilada y poblada por obesos.

¿Qué fue lo que pasó?

Para entender qué ha sucedido hay que remontarse al principio del siglo XX, cuando el destino de Nauru se transformó de forma radical, a partir del momento en el que una compañía del Reino Unido comenzó a explotar la minería de fosfatos de la isla.

Después de lograr la independencia en 1968, tras haber sido primero alemana y luego japonesa, Nauru disfrutó de un auge económico sin par durante las décadas de 1970 y 1980, con las arcas del Estado llenas a rebosar gracias a las ganancias por los derechos mineros.

“Aunque pequeña, cuando se trata de la obesidad esta isla-nación es un gigante, ubicándose como la número uno del mundo, con un peso promedio entre sus residentes de unos 100 kilogramos.”

Estos beneficios se distribuyeron entre los ciudadanos de Nauru, que eran los que poseían las tierras de la isla. Como resultado, el PIB per cápita se convirtió en uno de los más altos del mundo y la gente ya no tenía que trabajar.

Durante el auge económico, existía una línea aérea que comunicaba a la isla con Australia y Nueva Zelanda, a donde los naruanos viajaban a gastar su dinero o a invertirlo en negocios de todo tipo (especialmente el inmobiliario). Nauru se consideraba un paraíso fiscal y sus pobladores fueron acusados de varios delitos (blanqueo de capitales, venta de pasaportes, etc.) en repetidas ocasiones.

Como consecuencia de la explotación minera, los terrenos se agostaron y casi el 90 % del territorio fue destruido por las máquinas excavadoras. Nauru estuvo al borde de la bancarrota en la década de 1990, cuando las reservas de fosfato comenzaron a agotarse, mientras que las inversiones del gobierno y de los pobladores en el extranjero, también sufrieron grandes pérdidas.

Los bosques naturales habían desaparecido, el desastre ecológico y ambiental fue de los más graves del mundo (y uno de los menos conocidos) y recién se están viendo progresos de recuperación de las tierras y de avance de la vegetación en los últimos años.

Para hacerles las cosas aun más difíciles a los nauruanos, la isla está entre las que por su bajo relieve, podrían desaparecer tragadas por el océano, si sigue el deshielo a causa del cambio climático y las aguas del Pacífico continúan aumentando su nivel.

Actualmente el país es insolvente y depende de los pocos ingresos por los fosfatos (que además han bajado de precio) y de ayudas internacionales provenientes de Australia (que tiene allí una prisión y un campo de refugiados) y de Taiwán (a cambio del voto de la nación en la ONU).

¿Por qué está todo el mundo tan gordo?

En los días anteriores a la llegada de las empresas inglesas, cuando Nauru aún conservaba su cultura alimentaria tradicional, el panorama era muy diferente. Fotografías en blanco y negro de esta época muestran una isla de hombres poderosamente constituidos y de mujeres delgadas y gráciles. Antes de que comenzara la minería, la dieta de los habitantes de Nauru se basaba en peces capturados en el mar y mangos y otras frutas recogidas de los bosques.

Según un estudio realizado por el gobierno de Nauru y la OMS (Organización Mundial de la Salud), la cultura tradicional de la pesca y la recolección, cambiaron de manera significativa, debido a la importación de productos alimenticios occidentales y a la falta de incentivos por el trabajo, lo que ha conducido a un deterioro de los hábitos alimentarios y a la absoluta falta de ejercicio en los últimos 30 años, dando lugar a las peores condiciones de salud en la región del Pacífico.

Después de vivir durante años acostumbrados al sedentarismo y a una dieta basada en alimentos importados, la población lucha para cambiar su estilo de vida alentados por las autoridades y muchas organizaciones internacionales, pero es una tarea que les está resultando difícil y sacrificada. Nauru se enfrenta a una creciente crisis de salud relacionada con la obesidad y sus consecuencias.

Una encuesta nacional ha estimado que, de una población de alrededor de 10.000 personas, en torno a 2000 tienen diabetes. La prevalencia de la enfermedad se mantiene en niveles récord, con más del 20 % de todos los adultos de edades comprendidas entre los 25 y los 64 años que la sufren. De acuerdo con un estudio realizado en 2007, la esperanza de vida media se situó en sólo 49 años para los hombres y 55 para las mujeres.

Además de los problemas de la obesidad y la diabetes, es el país que ostenta el mayor porcentaje de infartos de miocardio (los dos últimos presidentes fallecieron por esa causa) y de problemas renales en relación a la cantidad de habitantes, derivados de la alimentación inadecuada y la inactividad.

En la actualidad, en Nauru los índices de paro y de analfabetismo están por encima del 90 %, los recursos del fosfato se prevé que se acaben en 2050 y el agua dulce de la población depende de una única desalinizadora, por lo que la realidad es dura y el futuro incierto.

Créditos imagen antiguos de pobladores Nauru:

By Taken in 1914 by Augustin Erdland and uploaded by Rémih ([1]) [Public domain], via Wikimedia Commons

Comparte esta noticia!

CIUDADANOS quiere reformar el Plan Hidrológico Nacional con...

CIUDADANOS quiere reformar el Plan Hidrológico Nacional con participación social

'Stop macrogranjas' alerta de la solicitud de 33 de estas explotaciones...

'Stop macrogranjas' alerta de la solicitud de 33 de estas explotaciones tan solo en Cuenca