Proyectos de especies y cultivo ecológico en áreas rurales del Tercer Mundo

La empresa Salus-Haus, que elabora productos a partir de plantas medicinales, perteneciente al grupo Greither, participa en proyectos de especies y cultivo ecológico en áreas rurales del Tercer Mundo, en Chile, Namibia, Nepal y la zona del Sahel africano para concienciar a la sociedad de la necesidad de mantener el entorno, y conseguir mejoras en la población de estas áreas, que tienen un bajo nivel de desarrollo.

En Chile, la empresa mantiene activas dos granjas de cultivos en la región situada a los pies del volcán Villarrica, ‘Fundo Futacoyan’ y ‘Fundo Los Canales’ en las que han pasado de trabajar tres personas a 60, la mayoría de ellas mujeres, número que se incrementa durante las épocas de recolección, según informó la compañía en un comunicado.

Esta labor proporciona un trabajo bien retribuido, alimentación y alojamiento a sus empleados, además de darles la posibilidad de recibir una formación superior continuada y otros servicios como autobús escolar para sus hijos. Asimismo, algunos proyectos pequeños, que precisan de menor control, son encargados a agricultores independientes a pequeña escala, que venden sus productos a la empresa, de forma que cuentan con un ingreso fijo.

En Namibia, África, se introdujo el cultivo programado de un tipo de planta autóctona: el ‘Harpagofito’ comúnmente llamada ‘la garra del diablo’, que es importante para la población de la zona porque se trabaja con contratos que les garantizan la compra de las cosechas, asegurando de esta forma puestos de trabajo en un lugar marginal para la agricultura.

De igual forma, en Asia, en el Nepal, Salus-Haus ha potenciado, durante años, la protección de la raíz ‘Jatamansi’, que está en peligro de extinción y que es la base de algunos productos que comercializa la compañía y que han sido diseñados para liberar la tensión muscular y relajar el sistema nervioso. Así, con este cultivo, se puede mantener la continuidad de la raíz y las oportunidades de empleo.

También en África, apoya proyectos en áreas marginales, como la zona del Sahel, donde se anima a los agricultores con pequeñas capacidades de producción a fomentar el cultivo ecológico, contribuyendo al uso sostenible de los recursos.

 

M.Prieto – www.vidasana.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés