Aragón sin transgénicos

El movimiento por un Aragón sin transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria ha insistido en que la coexistencia entre cultivos modificados genéticamente y tradicionales «no es posible, como prueban cientos de informes científicos y estudios de diversas entidades».

De este modo han respondido a la intención del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, «comandado por Miguel Arias Cañete» que prepara un nuevo decreto hacia la coexistencia de los transgénicos y los cultivos tradicionales, «algo que ya intentó el PSOE y no logró por la oposición social y las alianzas entre agricultores y ecologistas».

   Desde este movimiento han criticado que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente «ha llegado a afirmar que durante 15 años de transgénicos no se han producido incidentes de ningún tipo», una argumentación que para este colectivo «no se sostiene ante los numerosos casos de contaminación de campos ecológicos por culpa de la proliferación descontrolada de cultivos transgénicos».

   Al respecto, han asegurado que «lo que sí podemos asegurar es que el Gobierno español y sus sucursales autonómicas desconocen y no garantizan las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, que marca medidas para evitar contaminaciones y avisa de las resistencias a las toxinas que genera el maíz transgénico y que conlleva el uso de insecticidas cada vez más peligrosos y contaminantes».

   En un comunicado, han explicado que «con estas argumentaciones infundadas y fácilmente rebatibles, el Gobierno español está dando la espalda a la ciudadanía, que rechaza mayoritariamente la proliferación de transgénicos (como indican todas las encuestas) y elimina la libertad de elección de los campesinos, al negar la peligrosidad que suponen estos cultivos».

   Desde el movimiento por un Aragón sin transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria apuestan por una agricultura «respetuosa de verdad con el medio ambiente, la agricultura ecológica, los buenos usos agrícolas en el campo» entre los que citan la rotación de cultivos, fertilización de la tierra por medios naturales y buenos usos del agua, entre otros, así como por un «consumo responsable» desde circuitos cortos de comercialización, que animen a comer alimentos cercanos, de temporada, sanos y sabrosos, «sin venenos, ni transgénicos».

   Para este colectivo «mientras sigamos gobernados por políticos sometidos a los dictados neoliberales de las multinacionales, seguiremos siendo el territorio europeo con más superficie cultivada de transgénicos».

   No obstante, han estimado que «aún estamos a tiempo del cambio que queremos, hacia la agroecología y la Soberanía Alimentaria, por un mundo rural vivo».

   El movimiento por un Aragón sin transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria aglutina a más de 70 organizaciones y colectivos culturales, sociales, agrícolas y ecologistas, además de partidos, sindicatos, cooperativas y scouts, entre otras.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés