El reto de la crisis climática es una ‘amenaza’ a cortísimo plazo

Urge un acuerdo político inmediato para la declaración de emergencia climática ante los efectos evidentes del calentamiento global.

La emergencia climática y los efectos devastadores que está teniendo en cuestiones básicas como la calidad del aire y el no acceso universal a la energía, así como la necesidad de aprovechar la oportunidad económica y social que traerá consigo la transición energética, requiere elcompromiso de actuar inmediatamenteexigiendo en los debates parlamentarios y políticos el objetivo de alcanzar lospactos necesarios para disponer de un gobierno que pueda poner en marcha las medidas que España necesita,no solo para luchar contra el cambio climático sino para modernizar y actuar en el diseño de la economía del futuro.

Los compromisos efectivos deben ser hoy la base de la responsabilidad política y moral necesaria para afrontar los problemas ambientales y que nos deben llevar a unaineludible declaración de emergencia climática.

- Advertisement -

Ineludible porque la evidencia se nos muestra prácticamente cada día. En lo que llevamos de verano, hemos vivido dos olas de calor (la segunda, la estamos sufriendo estos días) en las que la temperatura promedio ha sido 2ºC mayor a lo habitual en estas fechas, alcanzando máximos históricos en muchas zonas de Europa. En Francia se alcanzó el 28 de junio el récord absoluto de temperatura con 45,9ºC.

Estas evidencias convierten enurgente la actuación en las ciudadespara intentar paliar los problemas de la calidad del aire y del desarrollo urbano que sufren los ciudadanos. No basta con decir que Madrid Central no se va a cerrar, la actuación debe ser mucho más contundente para resolver un problema que literalmente nos ahoga (en las ciudades se consume el 75% de toda la energía producida y se generan el 80% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero).

Actuar con premura y con medidas de amplio alcance es un obligación, por lo quereclamamos que la Transición Ecológica se realice como política de Estado a través de un Pacto de Estado de Energía y Cambio Climático,de manera que permita conseguir un marco regulatorio fiable, exigente y duradero, dando prioridad a la energía como un derecho básico, escaso y de primera necesidad y respondiendo a una hoja de ruta consensuada.

Actuación que demanda, ante todo, tener un gobierno con capacidad de tomar decisiones de forma clara y con el máximo consenso, situación que no cabe ante cualquier horizonte de nuevas elecciones.

Es necesaria y urgente una actuación decidida, con estructuras de gobierno centradas en esta dirección conla creación de una Vicepresidencia de Transición Ecológicaque englobe todos los ámbitos de acción (conservación del medio ambiente y gestión de recursos, política y planificación energética, protección de costas, ordenación territorial y usos del suelo, gestión del agua, reconversión y modernización de la industria, turismo con futuro, fomento de la movilidad y del transporte sostenible, desarrollo urbano, relaciones con administraciones autonómicas y locales y política fiscal)parece imprescindible.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés