Cumbre sobre la Acción Climática ONU 2019

António Guterres, Secretario General de la ONU, ha hecho un llamamiento a todos los líderes para que estén presentes en esta Cumbre y que presenten planes concretos y realistas que permitan avanzar conjuntamente.

El cambio climático se acelera.

Según datos de la ONU, los últimos cuatro años han sido los más calurosos de la historia y las temperaturas invernales del Ártico han aumentado, desde 1990, en 3°C.

Los niveles del mar siguen subiendo, los arrecifes de coral siguen desapareciendo y la salud humana se ve afectada por la contaminación del aire, las olas de calor y las amenazas que sufre la seguridad alimentaria.

Los impactos del cambio climático se perciben en todas partes y se empieza a reconocer que hay vías para lograr modelos de desarrollo más verdes, limpios y resilientes.

Los últimos análisis indican que, si pasamos ya a la acción, se podrán reducir las emisiones de carbono de aquí a 12 años y frenar el aumento de la temperatura media anual por debajo de los 2 °C, o incluso a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

El Acuerdo de París constituye el marco de referencia, pero debe ser cumplido en todos sus términos y acompañarse de una acción ambiciosa.

Guterres, ha hecho un llamamiento a todos los líderes para que estén presentes en esta Cumbre, que se celebrará en Nueva York el próximo 23 de septiembre, y que presenten planes concretos y realistas para mejorar sus contribuciones, siguiendo la directriz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 45 % en los próximos diez años y a cero para 2050.

Estos planes, a juicio de Guterres, no pueden articularse de forma aislada, sino estar encaminados hacia la transformación de las economías siguiendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La Cumbre reunirá a gobiernos, sector privado, sociedad civil, autoridades locales y otras organizaciones internacionales para desarrollar soluciones ambiciosas en seis áreas: la transición global hacia energías renovables; infraestructuras y ciudades sostenibles y resilientes; la agricultura y ordenación sostenible de nuestros océanos y bosques; la resiliencia y adaptación a los impactos climáticos; y la convergencia de financiación pública y privada con una economía de emisiones netas cero.

Fuente: Sogama

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés