Huelga Mundial por el Clima, el 27S será un antes y un después para el Planeta

La comunidad científica lleva años advirtiendo de que los impactos del cambio climático se agravarán en la medida que sigamos aumentando las emisiones.

La emergencia climática ya es una realidad. La última DANA (anteriormente denominada como gota fría) que ha asolado el sureste peninsular ha sido especialmente grave. Su intensidad y duración han sido excepcionales.

No solo por la cantidad de lluvia, sino también por el área afectada, llegando incluso a la Comunidad de Madrid. Y lo que es peor: ha costado la vida a siete personas.

- Advertisement -

Las inundaciones producidas se han visto sin duda agravadas por la ocupación de cauces y de las llanuras de inundación de nuestros ríos.

Estos espacios son nuestros auténticos salvavidas ante riadas y crecidas, pero se han visto recortados, ocupados por edificaciones, infraestructuras o barreras artificiales, aumentando el efecto y gravedad del aumento de caudales.

Según el CEAM (Centre d’Estudis Ambientals del Mediterrani), la temperatura del agua del mar Mediterráneo ha subido 1,27 ºC de media en los últimos 35 años y sería capaz de alimentar ya un huracán.

Este aumento de temperatura es también una de las causas por las que, según la Universidad de Alicante, estos fenómenos de gota fría se podrían producir en esta zona desde comienzos de primavera hasta finales de otoño: 9 meses al año.

También alerta de que el suroeste de Europa se verá especialmente afectado por las olas de calor, habrá mayor riesgos de inundaciones, de eventos meteorológicos extremos, mayor riesgo de incendios y un aumento en el número de días de riesgo alto de incendios.

Y, mientras la clase política no da un paso al frente para liderar la lucha frente al cambio climático, la sociedad ha dicho: ¡BASTA YA!

Necesitamos decisiones que se tomen en serio la emergencia climática y que vayan a las causas: abandonar los combustibles fósiles y llevar las emisiones de gases de efecto invernadero a cero.

La buena noticia es que somos muchas las personas que estamos tomando las calles y uniendo nuestras voces y fuerzas, porque aún estamos a tiempo.

Las movilizaciones por el clima vienen de lejos. La más importante, que dio lugar a marchas masivas por el clima, la People’s Climate March, congregó en Nueva York frente a la ONU a más de 300.000 personas en 2014. Al mismo tiempo se producían cientos de movilizaciones paralelas por todo el mundo.

Aún así, en aquel momento, ni siquiera soñábamos con algo como lo que está por venir. El próximo 27 de septiembre ya hay convocadas cerca de 100 manifestaciones y concentraciones en todo el territorio estatal.

Y millones de personas en todo el mundo saldrán a la calle durante la Semana Global de Acción por el Clima (20-27 de septiembre).

Estamos ante un momento histórico del que necesitamos que formes parte. ¡Súmate y difunde los eventos! Seguro que encuentras alguno cerca de casa.

Autor: Julio Barea

Fuente: Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés