450.000 millones de dólares contra el cambio climático

El fondo tomará riesgos para promover nuevas tecnologías en países emergentes, dijo, comparándolo con una compañía de un índice de la bolsa de alta tecnología que tiene una calificación crediticia más baja que otra firma de entre las «blue-chips».

Un nuevo fondo de Naciones Unidas creado para ayudar a los países en desarrollo a abordar el cambio climático tomará más riesgos que muchos de los prestamistas internacionales al promover innovadoras tecnologías ecológicas, dijo el viernes la jefa de la iniciativa.

Hela Cheikhrouhou, directora ejecutiva del Fondo de Clima Verde (GCF, por sus siglas en inglés), dijo a Reuters que los compromisos de los donantes por 10.200 millones de dólares hasta ahora eran un buen comienzo, pero suponen sólo una parte de la suma necesaria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a las temperaturas cada vez más altas.

El fondo tomará riesgos para promover nuevas tecnologías en países emergentes, dijo, comparándolo con una compañía de un índice de la bolsa de alta tecnología que tiene una calificación crediticia más baja que otra firma de entre las «blue-chips».

- Advertisement -

«Si se quiere un cambio de paradigma, no se puede estar entre los ‘blue-chips’ y ser superconservador», dijo por teléfono desde Bonn, Alemania, donde casi 200 países trabajan en un plan para ralentizar el calentamiento global que tendrá que acordarse en París en diciembre.

Es probable que el panel del GCF que decida un perfil de préstamos para el fondo muy por debajo de la nota «AAA» del Banco Mundial si fuera juzgado por una agencia de calificación crediticia como Standard & Poor’s, sostuvo.

«El fondo debe estar, desde nuestro punto de vista, en la parte más baja del grado de inversión (…) No significa que un proyecto con alto riesgo sea malo», explicó, porque las inversiones del GCF serían «las primeras de su tipo (…) marcando tendencia».

El fondo tiene como objetivo identificar un primer conjunto de entre cinco y diez proyectos en países en desarrollo antes de la cumbre de París. La intención del GCF es ayudar, por ejemplo, a nuevos proyectos de energía solar o eólica en países en desarrollo, o de tecnologías más limpias para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del consumo de los combustibles fósiles.

Cheikhrouhou instó a Estados Unidos, Italia y Canadá a concretar los compromisos iniciales de inversión hechos el año pasado para el fondo, con sede en Corea del Sur. Otros países del Grupo de los Siete, cuyos líderes celebrarán una cumbre en Alemania los días 7 y 8 de junio, ya han firmado acuerdos formales con el fondo.

«Es importante que no sintamos que el trabajo está hecho», explicó, acerca de los compromisos iniciales, que suman un total de 10.200 millones de dólares para los próximos cuatro años, desde 2015.

Las estimaciones de la inversión total necesaria eran de en torno a 450.000 millones de dólares por año desde 2020, divididos entre los 350.000 millones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y 100.000 millones para adaptarse a los cambios, como las olas de calor o lluvias torrenciales más habituales.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés