Cumplir con los objetivos europeos de emisiones comporta un sobrecoste de 2000€ por coche

El directivo recordó la normativa de la Comisión Europea contempla que las emisiones medias de los automóviles deberán experimentar un recorte del 39% hasta 2020 en comparación con los niveles de 2005, con 95 gramos de media.

El presidente de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea), Carlos Ghosn, ha señalado que el cumplimiento de los objetivos europeos sobre emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los coches para 2020 tendrá un coste para las marcas de entre 1.000 y 2.000 euros por coche.

El directivo recordó la normativa de la Comisión Europea contempla que las emisiones medias de los automóviles deberán experimentar un recorte del 39% hasta 2020 en comparación con los niveles de 2005, con 95 gramos de media.

Por ello, el también presidente de Renault y de Nissan solicitó a las autoridades europeas que equilibren las exigencias en materia de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y las agendas de las marcas para proteger el empleo y el crecimiento en la región.

Ghosn destacó que la importancia de que las exigencias en términos de reducción de emisiones de dióxido de carbono no afecten a la competitividad del sector del automóvil y afirmó que las políticas sobre cambio climático no deben entrar en conflicto con la necesidad de proteger el empleo y el crecimiento europeo.

«Ningún otro sector industrial ha hecho tanto como el del automóvil en los últimos años para reducir las emisiones de CO2. Los líderes políticos de la UE deberían asegurar condiciones y objetivos equivalentes para todos los sectores industriales en el futuro», añadió.

Acea señaló que la rebaja de estas emisiones en el transporte por carretera se está centrando únicamente en los progresos experimentados en los nuevos vehículos, a pesar de que las ventas de coches nuevos sólo representan el 5% de la flota total.

Así, un estudio de FTI Consulting sobre el asunto resalta que esta fórmula es «cara e inefectiva» ya que no afecta a la mayor parte de los automóviles en circulación. En este sentido, Ghosn se mostró a favor de tener metas ambiciosas, pero alertó del peligro de ser «excesivamente ambiciosos».

De esta forma, destacó de que una ambición desmesurada en este sentido podría suponer el riesgo de crear desventajas competitivas para la industria de la Unión Europea en el mercado global, pero sin que se obtengan beneficios derivados.

«Creemos que un acercamiento equilibrado y completo debería hacer posible desarrollar un marco normativo que nos permitirá reducir aún más las emisiones totales del transporte por carretera y más rápidamente», añadió.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés