El calentamiento global influye en la formación de paisajes

Los hallazgos, que se publican en la edición de este viernes de la revista Science, proporcionan una respuesta buscada desde hace mucho tiempo de por qué algunas de las características del paisaje aparecen de manera ordenada, con distintos y uniformemente espaciados valles y crestas.

Geólogos de la Universidad de Oregón (UO) han visto en un modelo de laboratorio cómo se forman crestas y valles, y ahora tienen una idea de cómo el cambio climático puede afectar a los paisajes.

Los hallazgos, que se publican en la edición de este viernes de la revista ‘Science’, proporcionan una respuesta buscada desde hace mucho tiempo de por qué algunas de las características del paisaje aparecen de manera ordenada, con distintos y uniformemente espaciados valles y crestas.

El profesor de la UO Joshua J. Roering explica que las colinas cerca de John Day, Oregon; la meseta de Colorado, las tierras baldías de Montana y Dakota del Sur, e incluso partes de la Cordillera de la Costa entre Eugene y Florence, Oregón son obras maestras que la naturaleza ha formado en escalas de tiempo geológicas.

- Advertisement -

La regularidad de las colinas y los accidentes geográficos de los valles, señala, se producen después de un largo tira y afloja entre la erosión impulsada por la escorrentía, lo que influye en cómo los ríos cortan sus trayectorias en los fondos del valle, y el movimiento de los suelos en las laderas causado por alteraciones como las madrigueras de los topos, las raíces de los árboles, los túneles de las hormigas y las heladas, informa la Universidad de Oregón.

El proyecto, financiado por la Fundación Nacional de Ciencias estadounidense es parte de un esfuerzo cada vez mayor en la geomorfología –el estudio del origen y la evolución de muchas características del paisaje– para entender cómo los procesos del suelo que se producen en las laderas compiten con la escorrentía de agua en la formación de fondos de valles.

En pocas palabras, los procesos de escorrentía tallan los valles mientras que el movimiento de suelos en laderas tiende a llenarlos. El vigor relativo de estas fuerzas en competencia determina el espaciamiento de las colinas y los valles y el grado de disección de drenaje. «Los procesos de las pendientes de las colinas ayudan a determinar la densidad valle y la forma en la que se modelan los valles y las crestas –apunta Roering–. Estos mecanismos dependen del clima».

En el transcurso de cinco experimentos de 20 horas realizados en pequeñas cajas de arena, la estudiante de doctorado de UO Kristin E. Sweeney, autora principal del estudio, extrudió sílice cristalina para representar la elevación debido a las fuerzas tectónicas. Para inducir la erosión, usó niebla con 42 boquillas para crear escorrentía impulsada por la precipitación y 625 agujas desafiladas que disparaban ráfagas periódicas de grandes cantidades de agua imitando las perturbaciones naturales que se producen en laderas. Cada experimento mostró cómo los procesos, actuando juntos, forman llanuras planas en crestas y valles.

«En nuestros experimentos hemos conseguido señalar los procesos involucrados y observar cómo surgen los paisajes –resume Sweeney–. Hemos sido capaces de controlar directamente los distintos procesos. La investigación anterior sólo ha intentado replicar las vías del proceso, lo que hacen los ríos. Nosotros empezamos esencialmente desde cero trabajando para ver el movimiento de los sedimentos de las laderas de una manera realista.

«Las crestas y los valles son parte de un patrón fundamental del paisaje que la gente reconoce fácilmente. Desde un avión, se mira hacia abajo y se ven cuencas y valles, que tienden a tener un espaciado entre sí muy regular. Explicar este patrón es una cuestión fundamental en la geomorfología«, agrega.

El estudio confirma trabajos anteriores mediante cálculos matemáticos y mediciones de paisajes reales realizados por Taylor Perron, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, y publicado en la revista ‘Nature’ en julio de 2009. El estudio de UO ofrece la primera documentación física de los procesos involucrados.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés