Cáritas presiona a Medio Ambiente para que España asuma acuerdos climáticos vinculantes

En la misiva, Cáritas Española señala cuáles son sus preocupaciones principales ante la cita de París, inspiradas en el mensaje del Papa Francisco en su encíclica Laudato Si.

Cáritas española ha enviado una carta a la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la que hace un llamamiento al Gobierno y a la delegación española en la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), que comienza este lunes en París, para que se asuma la «responsabilidad moral» que corresponde y se asuma un acuerdo climático vinculante.

En la misiva, Cáritas Española señala cuáles son sus preocupaciones principales ante la cita de París, inspiradas en el mensaje del Papa Francisco en su encíclica ‘Laudato Si’.

«Como parte de la Iglesia católica estamos profundamente comprometidos a trabajar con y para las personas que sufren los efectos del cambio climático. Conocemos y defendemos el rostro humano de la ecología y, junto con el Papa Francisco, hacemos un llamamiento a la responsabilidad moral de las decisiones que se van a tomar a nivel internacional», se señala en la carta.
PROPUESTAS

Así, se propone a la ministra a que el Gobierno lidere en las sesiones de la COP21 la aprobación de un acuerdo sobre el cambio climático que sea jurídicamente vinculante, beneficioso para las generaciones presentes y futuras, con efectos concretos y positivos para la población mundial, especialmente para las personas más pobres y más vulnerables, quienes no son responsables del cambio climático.

A su juicio, el acuerdo debería contener cláusulas que contemplen revisiones del mismo cada cinco años para permitir que las metas sean incrementadas. A su vez, Cáritas considera que hay que apoyar un enfoque basado en los derechos humanos en el nuevo acuerdo sobre el clima.

«En la perspectiva de una ecología integral (en la cual la ecología va de la mano de la búsqueda del bien común y la opción preferencial por los más pobres), la lucha contra el cambio climático es una de las acciones clave para erradicar la pobreza, el hambre y la desnutrición», defiende Cáritas.

Según destaca, los derechos humanos reflejan la naturaleza innata de la dignidad humana y deben ser respetados, protegidos, promovidos y cumplidos en todas las acciones climáticas futuras.

Con objeto de garantizar el acceso a una alimentación adecuada en todo momento, el nuevo acuerdo sobre el clima defiende que debe reconocer la importancia y garantizar la seguridad alimentaria para todos.

«Referirse únicamente a la «producción de alimentos» no sería suficiente para cumplir este propósito. Es indispensable asegurar una financiación adecuada. Esto significa que los países industrializados cumplan con su compromiso de alcanzar los cien mil millones de dólares anuales necesarios para sostener el Fondo Verde para el Clima (FVC)», señala.

Al mismo tiempo, anima a que España «también haga efectivo2 su compromiso económico de aportación al mismo, por valor de 150 millones de dólares.

«Tales fondos deberían provenir, en su mayor parte, de los fondos públicos, al menos el 50 por ciento; ser adicionales a la Ayuda Oficial al Desarrollo, y deben asignarse, a medidas de adaptación para las comunidades ya afectadas y, en particular, al menos el 50 por ciento, destinado a la agricultura a pequeña escala», agrega.

Según subraya Cáritas, es el momento de construir nuevos modelos de desarrollo y estilos de vida que puedan contrarrestar el calentamiento global y sacar a la gente de la pobreza.

«Para ello es crucial poner fin a la era de los combustibles fósiles mediante la eliminación gradual de las emisiones de este tipo de energía, la puesta en marcha desde ahora de una reforma de los subsidios a esos combustibles, que incluya planes coherentes y viables, y la introducción gradual de fuentes totalmente renovables que brinden energía sostenible al alcance de todos», sentencia.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés