Todo preparado para la firma del Acuerdo de París contra el cambio climático

El acuerdo «global y jurídicamente vinculante» recoge 189 planes nacionales de lucha contra el cambio climático y cubre el 97 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Consejo de Ministros ha autorizado, a propuesta de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la firma de España del Acuerdo de París, que califica de «hito histórico en la lucha contra el cambio climático».

El Ejecutivo en funciones considera que el acuerdo, que se adoptó el pasado 12 de diciembre de 2015 en la capital gala, supone un «éxito» de la comunidad internacional y una «señal unánime» hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono.

El acuerdo «global y jurídicamente vinculante» recoge 189 planes nacionales de lucha contra el cambio climático y cubre el 97 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El acuerdo entrará en vigor cuando al menos 55 partes (que sumen un total de 55% de las emisiones globales) lo ratifiquen y tendrá efecto a partir de 2020. El Acuerdo se abrirá a la firma en una ceremonia en la sede de Naciones Unidas en Nueva York el próximo 22 de abril, en la que está previsto que participen la Unión Europea y sus Estados Miembros.

En la XXI Conferencia de las partes de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático se sumaron esfuerzos de todos los países para iniciar un nuevo modelo bajo en carbono y resistente a los impactos del cambio climático.

El texto incluye un preámbulo y 29 artículos que pretenden evitar que el incremento de la temperatura media global del Planeta supere los 2ºC respecto a los niveles preindustriales e intenta lograr, además esfuerzos adicionales que hagan posible que el calentamiento global no supere los 1,5ºC.

Asimismo, reconoce la importancia de incrementar la intensidad de los compromisos con objetivos cada vez más ambiciosos para lo cual establece un ciclo de revisión cada cinco años del grado de cumplimiento de todas las medidas nacionales puestas en marcha para alcanzar el objetivo de los 2º C.

De este modo, los países tendrán que preparar, comunicar y mantener sus contribuciones establecidas a nivel nacional para luchar contra el cambio climático y deberán adoptar medidas de mitigación y adaptación internas con el fin de alcanzar los objetivos de esas contribuciones.

Para el Gobierno en funciones, otro aspecto «importante» para la nueva gobernanza climática es que revaloriza la importancia de adaptarse a los efectos adversos del cambio climático, estableciendo un objetivo cualitativo que consiste en aumentar la capacidad de adaptación de todos los países.

También fortalece el marco de cooperación global para que los países en desarrollo más vulnerables al cambio climático puedan afrontar mejor las pérdidas y daños derivados de éste.

Los países desarrollados se han comprometido a movilizar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 a través de fuentes públicas y privadas, compromiso que se revisará al alza antes de 2025. Por su parte, los países en desarrollo podrán participar voluntariamente en materia de financiación por lo que aumentará por primera vez la base de donantes en la lucha contra el cambio climático.

El acuerdo da un marco de transparencia común para todos los países que proporcionarán información sobre emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero y sobre el apoyo en forma de financiación, transferencia de tecnología, entre otros, ya sea proporcionado o recibido.

Según informa el Gobierno en funciones, España expresa con este acuerdo su compromiso con la lucha contra el cambio climático, reforzando las políticas impulsadas hasta la fecha por este Gobierno que han permitido cumplir con el Protocolo de Kioto y sitúan a nuestro país en la senda de compromiso con las obligaciones fijadas de aquí al año 2020.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés