Madrid quiere reducir la congestión del tráfico ‘drásticamente’

Madrid se ha puesto como objetivos en 2020 reducir la congestión del tráfico un 25 por ciento, bajar las emisiones de CO2 en un 35 por ciento respecto a 2005 y disminuir la dependencia del petróleo un 20 por ciento, ha desvelado este jueves la alcaldesa, Ana Botella, en la inauguración de la 2014 Polis Conference, que preside la ciudad.

La conferencia de la red impulsora del desarrollo de tecnologías y políticas innovadoras en materia de movilidad se celebra en el Palacio de Cibeles y cuenta con la asistencia de más de 60 urbes y regiones.Polis, que este año celebra su 25 aniversario, es también uno de los grupos asesores de la Comisión Europea, a la que eleva y aporta una visión local de las políticas de movilidad urbana.

Ana Botella ha subrayado la labor impulsada por la capital española, «que ha querido incorporar a la agenda de Polis la necesaria relación entre transporte y calidad del aire». La regidora recalcó, además, la idea de que la congestión y las emisiones contaminantes constituyen un reto en términos ambientales y de salud, así como sociales y económicos.

«Debemos evitar que el modelo de desarrollo económico lleve necesariamente aparejado un incremento constante de la oferta de transporte para atender una creciente demanda de la movilidad», ha defendido la regidora.

- Advertisement -

Botella ha explicado en este sentido cómo el Ayuntamiento de Madrid ha adoptado políticas coherentes en materia de transporte, «que ayuden a conseguir un equilibrio entre la oferta y la demanda». La apuesta pasa por reducir la movilidad motorizada prescindible, procurando minimizar el impacto negativo de la movilidad motorizada necesaria.

La implantación de un sistema público de bicicleta, la construcción de más de 400 kilómetros de vías ciclistas, la ampliación de aceras y peatonalización de espacios públicos en toda la ciudad son algunos ejemplos. También lo son las políticas de disuasión del vehículo privado, la creación de Áreas de Prioridad Residencial (APR) o la puesta en funcionamiento del Servicio de Estacionamiento Regulado Inteligente.

Además de disuadir del uso del vehículo privado y de promover modos de transporte como la bici, el Gobierno municipal también ha realizado «un esfuerzo a favor de un transporte público eficiente». De hecho, más del 70 por ciento de la flota de vehículos de la EMT utiliza combustibles menos contaminantes y prácticamente el cien por cien de la flota que presta servicio en la Zona de Bajas Emisiones está formada por autobuses limpios.

En su intervención, Ana Botella ha recordado el propósito del Ayuntamiento hasta 2020, que pasa por conciliar el desarrollo económico con una movilidad que necesariamente debe ser sostenible. Para ello, el Consistorio se ha fijado como objetivos para esa fecha reducir la congestión del tráfico un 25 por ciento y reducir las emisiones de CO2 en un 35 por ciento respecto de 2005.

También disminuir la dependencia de los productos petrolíferos en un 20 por ciento. «Son objetivos ambiciosos, pero creemos que Madrid puede y debe alcanzarlos», ha apuntado la regidora.

Durante 2014 se han incorporado a Polis cuatro ciudades y regiones, Rogaland (Noruega), Helmond (Países Bajos), Nantes y Bretaña (Francia). En enero se sumarán Lovaina (Bélgica), Tesalónica (Grecia) y San Sebastián.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés