La resistencia de Colombia a los intereses mineros canadienses no cesa

“Desde 2011 la comunidad de Embera Karamba en Quinchia (Risaralda) vigila las acciones de las corporaciones canadienses como Minera Quinchia SAS y Seafield Resources Ltd. que operan en su territorio, con el fin de preservarlo de daños ambientales.”

Sí hay indígenas

Al principio, la comunidad pensaba que su presencia era buena, pero la opinión local rápidamente se volvió contra las compañías mineras, cuando el proyecto de minería Miraflores de Seafield Resources en Quinchia que pretende extraer un total de casi 709.000 onzas de oro durante 14 años comenzó a contaminar las aguas.

En 2011, la comunidad envió una carta a Seafield pidiendo que retiraran su maquinaria de Santa Sofía y éstos lo hicieron, pero lo que parecía una victoria se diluyó rápidamente, puesto que la compañía continuó con sus planes para el proyecto de Miraflores porque tenían un permiso del gobierno.

- Advertisement -

Se le explicó a la empresa que, al haber comunidades indígenas en los territorios de sus explotaciones, según la ley debía haber un proceso previo de consulta sobre el proyecto, pero la empresa respondió que no le constaba que hubiese pueblos indígenas en Quinchia.

En 2013, el tribunal ordenó a Seafield Resources Ltd. detener las actividades hasta que las autoridades competentes certificaran la presencia de los pueblos indígenas y al año siguiente el tribunal también determinó que se debería emprender un proceso de consulta previo e informado para el proyecto de Miraflores. Seafield y la comunidad iniciaron el proceso y tuvieron ocho reuniones, pero no llegaron a nada.

Según la Agencia Nacional de Minería de Colombia hay 27 compañías canadienses operando en el país con 42 títulos mineros que les permite explotar cobre, plata y oro, aunque en esta lista no se incluyen los recursos de Seafield.

Movilización civil

En la provincia de Antioquia, Conalminercol, la confederación nacional de mineros colombianos apoyó una huelga organizada por mineros de las comunidades de Remedios y Segovia en septiembre pasado. Como resultado, el gobierno colombiano estableció la Mesa de Negociación de Resoluciones de Segovia y Remedios.

Conalminercol defiende y protege el derecho de los mineros a trabajar y está luchando contra empresas como Continental Gold Inc., que tiene dos proyectos mineros en Antioquia: Buritica y Berlín, pero sus victorias son casi pírricas.

Por un lado, la confederación ha logrado el reconocimiento de las prácticas mineras tradicionales de los pequeños mineros, pero por el otro quiere que dichas prácticas dejen de tener altos impactos ambientales, por lo que tratan de imponer formas de explotación que respeten la economía, la agricultura, el medio ambiente y las tradiciones culturales».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés