Defienden en Cuba agroecología participativa y agricultura sostenible

En la Declaración Final del IV Encuentro de Agroecología y Cooperativismo, que sesionó en el Palacio de Convenciones

Los más de 280 delegados e invitados de 20 países participantes durante una semana aquí en foro un internacional, defendieron hoy una mayor extensión de la agroecología participativa y la agricultura sostenible. En la Declaración Final del IV Encuentro de Agroecología y Cooperativismo, que sesionó en el Palacio de Convenciones, también señalaron como objetivos combatir el acaparamiento de tierras y abogaron por una reforma agraria que incluya políticas públicas en beneficio de los campesinos.

Como se señaló en esta jornada de cierre del evento, se realizaron fructíferos intercambios sobre la aplicación de las variadas experiencias apreciadas en visitas de campo a todas las provincias o en las sesiones teóricas, referentes a la aplicación de la agricultura ecológica.

También los delegados pudieron constatar el desarrollo en Cuba de métodos más participativos e incluyentes como el de campesino a campesino y formas organizativas con énfasis en el cooperativismo.

El presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), Félix González, significó que los asuntos tratados tienen extraordinaria importancia dado su impacto en las relaciones organizativas, productivas, económicas, culturales y sociales que enfrentan los productores en la búsqueda de alternativas para superar la problemática que impone la compleja situación mundial.

Ningún pueblo o comunidad escapa de los efectos de la crisis que a escala global padece el capitalismo mundial, la más prolongada y abarcadora de cuantas ha generado ese sistema.

En su largo trayecto, ella está marcada por puntos coincidentes con los principales temas analizaron en estos días en el foro, entre ellos la necesidad de políticas que propicien el desarrollo rural de forma sostenible y eliminen la exclusión y el olvido que sufren en muchos lugares las familias y comunidades del campo.

Asimismo, problemas en general de la producción de alimentos, entre los que se señalan el acceso a la tierra, las vías para comercializar las producciones, formas para obtener créditos, así como asesoría técnica y material.

El presidente de la ANAP afirmó que el movimiento agroecológico cubano avanza, ha resistido la prueba de más de 15 años, con resultados alentadores, decenas de miles de familias participan, se han sensibilizado y capacitan, y se preparan miles de promotores, técnicos y directivos para llevar adelante estos propósitos.

Contrastó que mientras en muchos lugares del orbe se imponen a las masas campesinas medidas y acciones que pretenden obligarlos a desaparecer, en Cuba en los últimos años más de 170 mil familias recibieron 1,5 millones de hectáreas en usufructo gratuito.

Lo anterior duplica prácticamente el número de familias y la superficie en manos de los campesinos.

Encabezaron la clausura además, el vicepresidente del Consejo de Ministros Ulises Rosales, el Jefe del Departamento Agroalimentario del Comité Central, Santiago Pérez, el creador del movimiento de campesino a campesino, Orlando Lugo Fonte, y otros integrantes de la dirección nacional de la ANAP.

http://www.prensa-latina.cu/– PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés