Brasil, estafa, y tala ilegal

En las últimas semanas, el Ministerio Público Federal (fiscalía) del Estado de Pará ha hecho públicas dos operaciones contra el fraude en el sistema de control de madera, poniendo en evidencia el problema de la tala ilegal en la Amazonía.

Si usted ha comprado o instalado suelos de madera tropical amazónica (jatobá, ipé, massaranduba, cumaru…), tiene grandes posibilidades de haber comprado madera procedente de talas ilegales. Y no lo dice Greenpeace, lo dice la Fiscalía del Estado de Pará y el Instituto de investigación IMAZON.

En las últimas semanas, el Ministerio Público Federal (fiscalía) del Estado de Pará ha hecho públicas dos operaciones contra el fraude en el sistema de control de madera, poniendo en evidencia el problema de la tala ilegal en la Amazonía. De acuerdo con la primera de estas comunicaciones, un “error” o laguna legal en la comunicación entre los sistemas de control de comercio de productos forestales entre los estados brasileños ha permitido la producción irregular de un total de 26.800 metros cúbicos de madera aserrada y de carbón vegetal.

En otra operación, el fraude ha permitido la venta irregular en el mercado de 1,9 millones de metros cúbicos de productos forestales entre 2007 y 2012. Este volumen equivale a un área de 64 mil hectáreas de bosque talado ilegalmente, una superficie equivalente a la ciudad de Río de Janeiro.

- Advertisement -

En Brasil, un propietario o empresa forestal puede, según su plan de manejo forestal, producir una cantidad o cupo de madera (“créditos”) que tiene como objetivo controlar la producción de madera en esa concesión forestal. Pero la asignación irregular de mayores créditos o la duplicación de los mismos en diferentes estados, revelan que se ha permitido la utilización fraudulenta de estos créditos, y la comercialización de grandes cantidades de madera obtenida ilegalmente.

Estas acusaciones hechas por el Ministerio Público revelan una trama criminal que alimenta la tala ilegal y la depredación de la selva. Esta forma de tratar la selva amazónica de manera predatoria es la antesala de la deforestación, pero esta degradación constituye una amenaza silenciosa, ya que es difícilmente detectable a través de los sistemas de control vía satélite. Cuando la selva pierde sus especies maderables más valiosas, las infraestructuras creadas para sacar la madera son las mismas que sirven a colonos (agricultores y ganaderos), para abrir el espacio a través del carboneo de la selva secundaria y el fuego. Resultado, deforestación y pérdida irreparable de la biodiversidad local.

Según investigaciones del IMAZON, el Estado de Pará es el mayor exportador de madera en la Amazonía brasileña, pero se estima que el 78% de la extracción (en superficie) es ilegal. Un análisis similar de Mato Grosso, el segundo mayor productor y exportador de madera, muestra que el 54% del total área talada se hizo de manera ilegal. El IMAZON obtuvo estos datos tras el análisis de imágenes de satélite y los registros de las agencias ambientales de ambos estados para el periodo entre agosto 2011 y julio 2012. Estos estudios demuestran la magnitud del problema de la tala ilegal y la escasa capacidad del gobierno de Brasil de controlar la actividad forestal.

Nanqui Soto, @NanquiSoto responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace

¿Qué puedes hacer tú?
Ayúdanos a seguir impulsando nuestra campaña a favor de la conservación de la selva amazónica haciéndote Socio. Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos o de empresas.

http://www.greenpeace.org/

http://www.greenpeace.org/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés