Brasil arranca una normativa para resguardar los bosques y selvas del país

Bajo las regulaciones, los dueños de casi 6 millones de propiedades rurales en Brasil tendrán un año para registrarse en una base de datos en línea llamada CAR, en la que deben entregar detalles del uso de suelo.

El Gobierno brasileño publicó recientemente un conjunto de normas para el uso de sus bosques que podrían llevar a agricultores a restaurar una gran cantidad de vegetación nativa despejada ilegalmente, y alentaría el uso de “créditos forestales transables” para ayudar a proteger el medio ambiente.

Las nuevas normas se dan a conocer dos años después de la aprobación de la ley, conocida como Código Forestal, que fue diseñada para resguardar los bosques y selvas del país, pero que algunos activistas medioambientales consideran demasiado tímida.

Bajo las regulaciones, los dueños de casi 6 millones de propiedades rurales en Brasil tendrán un año para registrarse en una base de datos en línea llamada CAR, en la que deben entregar detalles del uso de suelo.

- Advertisement -

El Gobierno usará la base de datos para vigilar el cumplimiento de la ley respecto de cuánto bosque nativo debería quedar intacto.

Los compradores de materias primas, grandes procesadores de alimentos y cadenas de venta minorista también podrán acceder al sistema para chequear si han comprado materiales que se hayan producido violando las leyes ambientales locales.

Los terratenientes que excedan los límites legales de despeje de terrenos pueden comprar certificados que representen partes de bosques intactos en otras partes, donde alguien posea más vegetación original que la exigida por ley.

La reposición de árboles también le permitirá a los dueños de terrenos cumplir los requisitos legales para mantener un área mínima de forestación.

Los créditos forestales son el principal activo que se transará en una nueva bolsa verde abierta en Río de Janeiro. La bolsa, BVRio, fundada por Pedro Moura Costa, antiguo dueño de EcoSecurities, que alguna vez dominó el comercio global de créditos de carbono.

“La regulación final impactará fuertemente a los terratenientes en Brasil”, dijo Mauricio Moura Costa, hermano de Pedro y director de BVRio. También dijo que la opción de comprar créditos es más simple y barata que restaurar la vegetación.

Un estudio publicado por la revista Science el mes pasado estimó que los dueños de tierras en Brasil tendrán que restaurar 21 millones de hectáreas de bosques despejados ilegalmente.

El artículo elogió la opción de los créditos forestales, porque son un incentivo financiero para mantener los bosques que podrían ser destruidos legalmente.

Los activistas ambientales que han criticado la demora en establecer las regulaciones del Código Forestal, advierten de una falta de acceso a los sistemas computacionales necesarios.

“Hasta el minuto, la mayoría de los estados amazónicos no han creado los mecanismos necesarios para permitir su cumplimiento”, dijo Valmir Ortega, consultor de Conservation International en Brasil.

 http://www.canalazul24.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés