La Diputación de Barcelona denuncia en Europa el impuesto al sol

La presidenta de la Diputación de Barcelona ha insistido en que la energía en España «debería tener un coste más asequible» y ha defendido que «una apuesta clarísima por las renovables sería una posibilidad de acceso universal a la energía y por lo tanto a un coste mucho menor», algo más importante todavía en un país con «niveles de pobreza energética elevadísima».

La presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat del Vallès, Mercè Conesa, ha denunciado ante la Comisión Europea este viernes el problema de la pobreza energética en España y la falta de apuesta por las energías renovables del Gobierno español con propuestas como el ‘impuesto al sol’ o el recorte a las ayudas al sector solar de forma retroactiva.

La Diputación de Barcelona ha reclamado además que estos dos problemas los trate el Consejo Político del Pacto de los Alcaldes contra el cambio climático, del que es miembro y que se ha constituido este viernes en un acto en el Comité de las Regiones de la UE en Bruselas, en el que también ha participado el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de la Unión Energética, Maros Sefcovic.

«Entendemos que el Board Político del Covenant de Mayors debemos abordar la situación de pobreza energética que está viviendo el Estado español y, en concreto en nuestro caso en Catalunya y también defender la posibilidad de recuperar la oportunidad que supone las energías limpias, las renovables, como oportunidad» de crecimiento y creación de empleo, ha explicado en declaraciones a la prensa tras la constitución del Consejo Político del Pacto de los Alcaldes.

- Advertisement -

Conesa ha denunciado que España no sólo «ha reducido de forma drástica la ayuda a las renovables» sino que también ha sido «el primer país» donde se «ha impuesto una tasa solar», «una contradicción» en un país donde el precio de la energía ha subido «un 52% en los últimos siete años» y duplica «los precios y costes del reto de la Unión Europea».

La presidenta de la Diputación de Barcelona ha insistido en que la energía en España «debería tener un coste más asequible» y ha defendido que «una apuesta clarísima por las renovables sería una posibilidad de acceso universal a la energía y por lo tanto a un coste mucho menor», algo más importante todavía en un país con «niveles de pobreza energética elevadísima».

«Son las autoridades locales las que deben hacer frente para ayudar a estas familias puedan pagar la energía», ha sostenido, insistiendo en que «muchas familias» están en «situación de vulnerabilidad y de pobreza energética» en España.

BRUSELAS ADMITE QUE LA POBREZA ENERGÉTICA ES UN DESAFÍO

El vicepresidente de la Comisión Europea ha reconocido que 50 millones de personas en la UE están en riesgo de pobreza energética. «Esto es un desafío para todos nosotros», ha avisado, si bien ha admitido que los países utilizan «criterios diferentes» para medir la pobreza energética y ha defendido la creación de un Observatorio para recoger datos y mostrar «los buenos proyectos», a fin de «atajar» este problema.

Respecto al recorte de las ayudas al sector solar en España de forma retroactiva, Sefcovic, ha reconocido que «esta retroactividad ha provocado muchos daño a los inversores» y ahora toca «trabajar muy duro» para «recuperar» su confianza, algo que ha insistido es necesario hacer «en un periodo muy breve» para poder cumplir el objetivo de lograr que el 20% de la producción energética provenga de energías renovables.

En todo caso, ha recordado que si sale adelante la última propuesta normativa que ha presentado la Comisión Europea «no habrá posibilidad en el futuro de introducir estos cambios de forma retroactiva». «Los inversores necesitan estabilidad normativa», ha justificado, al tiempo que ha confiado en que la nueva norma se adopte «a final de año» y entre en vigor «en cuestión de un año o dos», un calendario «muy ambicioso», ha admitido.

El eurodiputado verde luxemburgués, Claude Turmes, ha asegurado que «la burbuja solar» en España ha sido «muy pequeña» en comparación con Alemania y ha achacado el problema «al duopolio de Endesa e Iberdrola» y su interés para «parar las renovables», aunque ha celebrado su mayor interés en la actualidad para hacer «más» en renovables, al tiempo que ha subrayado que la norma europea en negociación garantizará «el derecho de cada ciudadanos de la UE de producir su propia electricidad» y el impuesto al sol «ya no será compatible con la ley europea».

EL RETORNO DE LAS RENOVABLES: CRECIMIENTO Y EMPLEO

La antigua secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre el cambio climático y actual vicepresidenta del Pacto Global de los Alcaldes, Christiana Figueres, ha asegurado que invertir en renovables «es una oportunidad».

«Es el mejor plan de negocios que se puede hacer en el mundo», ha defendido por su parte, al tiempo que ha avisado de que si finalmente la Administración de Donald Trump decide retirarse del acuerdo sobre el clima de París «perderán una enorme oportunidad para crear empleos y una enorme oportunidad para exportar a mercados».

«Irá en detrimento de la economía de Estados Unidos si se van. Perderán empleos. De todos los nuevos empleos, 1 de cada 50 nuevos empleos que se crea de forma global se crean en la industria solar», ha avisado, dejando claro que la industria solar ya ha creado más puestos de trabajos que los sectores del crudo, carbón y gas «juntos».

«Todos estamos preocupados por la lucha contra el cambio climático y definitivamente no es construyendo muros como vas a proteger a tus ciudadanos de los efectos del calentamiento global», ha avisado el vicepresidente del Comité de Regiones de la UE, Karl-Heinz Lambertz.

LÍNEAS DE ACCIÓN

El Consejo Político del Pacto de los Alcaldes –iniciativa lanzada por la UE en 2008 para ayudar a cumplir los objetivos en energía para el 2020– ha acordado trabajar «en los próximos meses» en tres ejes como son la elaboración de «indicadores en relación a los objetivos» fijados para atajar el cambio climático, en «prioridades» de las ciudades antes de las reuniones del COPP en la ONU a fin de elevar la ambición y promover «vínculos con otras ciudades», más allá de la UE, incluido «americanas, latinoamericanas» para ampliar la red de ciudades comprometidas en la lucha contra el cambio climático, ha explicado la presidenta de la Diputación de Barcelona.

La primera reunión del Consejo Político tendrá lugar en junio. Además de la presidenta de la Diputación de Barcelona, también forman parte del mismo la alcaldesa de París, el alcalde de Gante y presidente de Eurocities, el alcalde de Heidelberg y presidente de Energie Cities, el presidente de la Federación de Agencias Europeas y Regiones para la Energía, el vicealcalde de Växjö (Suecia) y alcalde de Udine (Italia).

La presidenta de la Diputación de Barcelona ha reivindicado la importancia de implicar a las ciudades en la lucha contra el cambio climático y en las medidas propuestas porque son las que aplican «cada día» las políticas y favorecen las «inversiones» en sus municipios para energía limpia.

«Apreciamos mucho sus aportaciones», ha asegurado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario, que ha confiado en cooperar con las autoridades locales para avanzar en áreas prioritarias este año como los medios de transporte urbano bajos en emisiones de carbono.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés