Los paneles solares instalados ya aportan el 1,2% de la energía que se consume en las islas Baleares

Los paneles solares fotovoltaicos instalados en las Illes Balears ya aportan el 1,2% del total de la energía que se consume en el archipiélago, tras multiplicarse por 13 desde 2007 hasta ahora, según informó a Europa Press la Dirección General de Energía del Govern, que está dispuesta a continuar fomentando la implantación de estos recursos de generación energética alternativa.

Según los datos de este departamento autonómico, actualmente, hay 26 parques fotovoltaicos conectados 23 en Mallorca, dos en Menorca y uno en Formentera, cuyo funcionamiento suponen una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera de 49.643 toneladas anuales. A lo que aún cabe sumar los esfuerzos que se realizan en distintas direcciones, como la energía eólica o el aprovechamiento de la biomasa, entre otras.

   El objetivo que se marcó la Comunidad Autónoma a este respecto es que el 20 por ciento de la energía primaria se obtenga a partir de fuentes energéticas renovables, algo que se espera conseguir en el plazo de diez años (2020). Por el momento, se espera que los datos de generación de 2009 «serán más importantes» que el 1,2% obtenido en 2008, aunque aún lejos de la meta marcada.

   Y, para favorecer la implantación de la energía fotovoltaica, el departamento autonómico de Energía lanzó en 2009 una línea de ayudas destinada a los particulares, para la instalación de placas solares sobre cubiertas, dotada con 350.000 euros. Paralelamente, el Fondo europeo FEDER también habilitó subvenciones para fomentar la energía solar conectada a la red, dirigida a las administraciones públicas de las Islas Baleares, que cuenta con 1,36 millones de euros.

   Cabe precisar que el eje fundamental de la política energética es garantizar la seguridad y calidad del suministro eléctrico de Baleares, pero de forma que éste sea cada vez más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Y, por ese motivo, el Govern considera importante impulsar las energías renovables, así como la contención de la demanda energética con medidas de eficiencia y ahorro.

   Por otra parte, la Dirección General de Energía autonómica resaltó que la creación y mantenimiento de plantas fotovoltaicas genera riqueza y puestos de trabajo. Aspectos especialmente interesantes ahora, dada la actual coyuntura económica. Además, el impacto paisajístico y ambiental de los parques solares es muy bajo y cuando agotan su ciclo de vida las placas se desmontan para ser recicladas y el terreno recupera su aspecto anterior.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés