Jaén es la provincia andaluza con un mayor consumo de biomasa para fines térmicos

Jaén es la provincia andaluza con un mayor consumo de biomasa para fines térmicos al alcanzar el 32 por ciento del total registrado en la comunidad autónoma, según la información facilitada a Europa Press por la Agencia Andaluza de la Energía.

El uso energético de la biomasa ha tenido en Andalucía una amplia tradición de uso, debido a los importantes recursos biomásicos existentes en nuestra comunidad y que están relacionados principalmente con el cultivo del olivar. Sin embargo, es en la actualidad cuando su uso está experimentando un mayor desarrollo debido a la mejora tecnológica de los equipos de aprovechamiento, a la adecuación de los biocombustibles a dichos equipos, a la concienciación ciudadana y al impulso del Gobierno andaluz a esta fuente renovable. Todo esto ha hecho que Andalucía sea referente nacional en generación eléctrica con biomasa.

   Según los datos de la citada agencia, la provincia jiennense dispone de casi la mitad, el 48 por ciento, del potencial andaluz de la biomasa procedente del olivar: orujillo, hueso de aceituna, hoja de almazara y poda de olivo. Por ello, el consumo de biomasa y los proyectos de producción de biocombustibles, como los pelets (pequeños cilindros de madera prensada), han encontrado en Jaén su ubicación idónea. Y es que la provincia tiene un aprovechamiento anual del 27 por ciento de sus recursos biomásicos disponibles.

   De esta forma, se convierte en la segunda provincia andaluza en cuanto a consumo de biomasa, que en 2010 fue de 245,42 ktep (kilotoneladas equivalentes de petróleo). En este sentido, los procesos térmicos de la industria son los que tienen un mayor consumo, con el 59 por ciento del total.

- Advertisement -

   Así, es la provincia de mayor consumo térmico de biomasa, alcanzando el 32 por ciento del total andaluz. La mayor parte de este consumo se realiza en las mismas industrias en las que se genera la biomasa, especialmente en las industrias del olivar, donde además de la producción de vapor en almazaras y extractoras, es muy importante el consumo de orujillo para el secado de aceite de orujo en extractoras. También lo es en el sector cerámico, donde la biomasa no solo se emplea como combustible para la caldera, el horno y el secadero, sino que se introduce en la masa cerámica para mejorar el proceso de cocción y las propiedades finales del ladrillo.

USO RESIDENCIAL Y TERCIARIO

   Junto a ellos, el sector donde la biomasa está experimentando un mayor incremento de uso es el residencial, mediante la implantación de equipos domésticos de baja potencia, como las estufas que utilizan como combustible pélets. A esto hay que añadir el sector terciario (hoteles, residencias, colegios, etc.) donde hay ejemplos como el Hotel Sierra de Cazorla, en La Iruela, que utiliza hueso de aceituna para aportar agua caliente sanitaria y calefacción tanto al hotel como a un spa anexo y que recibió una subvención de la Agencia Andaluza de la Energía de 100.800 euros. Sobresale, igualmente, la apuesta de muchos Ayuntamientos por la biomasa térmica en instalaciones municipales como piscinas, polideportivos, oficinas, tal y como ya cuentan en Alcalá la Real, Marmolejo y Quesada.

   Sobre ellos destacan dos proyectos muy emblemáticos: la climatización de distrito con biomasa en el Parque Tecnológico del Olivar (Geolit) situado en Mengíbar y el proyecto impulsado desde la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia para instalar calderas de biomasa en los centros educativos de la provincia y al que ya se han sumado 84 municipios que contarán con calefacción por biomasa en sus colegios, de ahí que tenga «mayor repercusión si cabe».

   Además, la Agencia Andaluza de la Energía, ha concedido una subvención de más de 120.000 euros para la instalación de dos calderas de biomasa, que sustituirán dos calderas de gasoil, y que satisfacerán las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria del Seminario Diocesano de Jaén, lo que supondrá un ahorro en la factura energética de aproximadamente 6.000 euros anuales y evitará la emisión a la atmósfera de 300 toneladas anuales de emisiones de CO2. Está previsto que las calderas se abastezcan con hueso de aceituna, aunque también admiten el uso de pellets y astilla, lo que ofrece una gran ventaja y versatilidad a la instalación puesto que podrá consumir la biomasa que más interese en cada momento.

PROGRAMA ‘ANDALUCÍA A+’

   La Agencia Andaluza de la Energía gestiona desde el año 2005 el programa de subvenciones ‘Andalucía A+’ a través del cual, entidades locales, asociaciones sin ánimo de lucro y empresas privadas disponen de una línea de ayudas para la instalación de equipos de generación térmica con biomasa. Esta iniciativa ha apoyado con más de 28 millones de euros hasta el año 2010, 18.086 instalaciones de biomasa térmica en toda Andalucía, de las que casi 4.000 fueron instaladas en la provincia de Jaén, las cuales han recibido una subvención de casi once millones de euros, que representa el 39 por ciento de toda la comunidad.

   Para contribuir a un uso más eficiente de la biomasa, se requiere contar con combustibles de mayor calidad, estandarizados y normalizados, como los pélets, que permiten la automatización de los equipos y mejoras en su logística y almacenamiento. En este sentido, Jaén es la provincia andaluza donde se localiza un mayor número de plantas de pélets. Cuenta con tres, con una capacidad de producción que alcanza las 43.000 toneladas anuales, capaces de climatizar más de 12.000 viviendas unifamiliares cada año. En breve, se sumará a estas una cuarta planta en el municipio de Aldeaquemada.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés