Murcia se dejará la piel para evitar que la reforma energética perjudique a las energías renovables

«Esto es algo que se inicia con un Gobierno que no era precisamente del PP, era del PSOE y el PP continúa en esa trayectoria que, a mi juicio desde luego, no debiera producirse en los términos en que produce»
 

El presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ha advertido este miércoles de que va a «dar la batalla» para evitar que la reforma energética del Gobierno perjudique al sector de las energías renovables y ha pedido «flexibilizar» y «buscar fórmulas» para que los cambios legislativos «no atenten contra los muy legítimos intereses» de los inversores de dicha sector.

   «Esto es algo que se inicia con un Gobierno que no era precisamente del PP, era del PSOE y el PP continúa en esa trayectoria que, a mi juicio desde luego, no debiera producirse en los términos en que produce», ha dicho Valcárcel en declaraciones a los medios de comunicación en alusión a la reforma energética, tras realizar en Madrid la apertura de la jornada internacional ‘La inseguridad jurídica de las renovables en España en el punto de mira de los inversores internacionales’.

   Según el presidente de la Región de Murcia, «hay que negociar, hay que hablar, hay que flexibilizar y hay que buscar fórmulas, por lo tanto, que  no atenten contra los muy legítimos intereses de quienes han invertido en este sector» de las energías renovables.

   Preguntado sobre qué deberían hacer, desde su punto de vista, los diputados del PP cuando se debata la reforma del Gobierno, Valcárcel ha contestado que, «de momento, negociar toda posibilidad, llegar a acuerdos y que esa Ley «no vaya» en la dirección «en la que va». «Eso es lo primero que hay que hacer y una vez que veamos si hemos o no logrado esa situación de acuerdo, ya buscaremos las posiciones adecuadas a la hora de votar la Ley», ha remachado.

   En esta línea, ha destacado que algunos parlamentarios ‘populares’ ya han anunciado que «por una cuestión de conciencia y de coherencia» podrían votar en contra de la aprobación de la nueva normativa energética, una situación que, en su opinión, «no es la más deseable». «Esperemos pues que alcancemos acuerdos», ha subrayado.

   En relación con las posibilidades que tiene la Unión Europea para influir en esta materia, ha declarado que «hay un paquete energético importantísimo que viene acompañado de unos fondos destinados a este período», que se conoce como el ‘Horizonte 2020’, «en donde se dispone de recursos económicos importantísimos como para poder paliar o mitigar estas situaciones».

   «Aquí Europa tiene cosas que decir también. España, desde luego. Ahora hay una Ley, cerca de su aprobación. Vamos a dar la batalla, lo dice una persona que pertenece a un partido que a su vez sustenta al Gobierno», ha recordado Valcárcel, durante su intervención en la jornada, para después exigir «que nadie mire para otro lado» desde la Unión Europea.

   En este sentido, ha abogado por la «eliminación de las trabas administrativas y burocráticas» para la instalación de centrales fotovoltaicas que puedan producir energía en régimen ordinario y por el fomento del «autoconsumo» entre particulares, empresas y administraciones públicas. Por ello, ha insistido en que las administraciones lo que deben hacer es no «entorpecer» su desarrollo.

LA «HIPOCRESÍA» DE LOS POLÍTICOS EUROPEOS

   Como presidente del Comité de las Regiones de la Unión Europea, ha asegurado que no piensa «desaprovechar oportunidad» para propiciar reflexiones sobre esta materia y que «hay que denunciar la hipocresía» de las instituciones y políticos europeos, a los que se les «llena la boca de hablar de energías verdes y economía verde».

   «Ahora que se produce el problema económico, ¿esto quién lo paga? Aquellos a los que usted animó a que llevara a cabo inversiones», ha planteado, al tiempo que ha indicado que los pequeños inversores han pedido «préstamos» porque los políticos «a los que les gustaba jugar al ecologismo, les han animado» y ahora el banco «no entiende de cambios en las reglas del juego».

   De igual modo, ha indicado que ante la situación actual, Murcia «mantiene la firme defensa» hacia el sector de las energías renovables y concretamente en lo que se refiere a la energía solar y ha manifestado que las administraciones públicas tienen la «obligación de generar confianza».

   Ha defendido que Murcia ha actuado «correctamente» y ha recordado que, para ser consecuente, su Gobierno presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el Real Decreto Ley 14/2010 que incorporaba «un serio recorte en las retribuciones a las energías renovables de generación eléctrica», así como otro contra el Real Decreto Ley 9/2013 «por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico, que modifica especialmente el régimen del sector de las energías renovables».

   «Se ha causado, se está causando un gravísimo perjuicio a los miles de inversores españoles y extranjeros que, ante la presumible seguridad que otorgaba una normativa estatal con visos de extenderse durante más de dos décadas, decidieron invertir», ha destacado, al tiempo que ha precisado que «difícilmente» lo habrían hecho «sin la necesaria previsión de estabilidad del sistema».

   Además, se ha mostrado convencido de que es necesario seguir apostando por este sector de «futuro», necesario para la «defensa de los intereses de España y del medio ambiente», por lo que ha defendido la potenciación de «formas eficientes de aprovechamiento de las energías sostenibles, que sin necesidad de ayudas públicas y sin poner en peligro el equilibrio económico de los sistema energéticos», permita a los ciudadanos y a las empresas «beneficiarse de las ventajas de las energías renovables».

LAS RENOVABLES SON EL FUTURO

   Valcárcel ha afirmado que cuando piensa en las energías renovables, la palabra que le viene «inmediatamente a la cabeza es futuro» y ha destacado el «papel» que deben desempeñar en ese futuro las administraciones públicas. «El desarrollo parece más vinculado que nunca al progreso en la tecnología energética», ha indicado, para después agregar que «España se encuentra lastrada por un grave problema en materia energética, cuya solución no se divisa en el término del corto plazo».

   A su juicio, la demanda en España de petróleo y de gas ha crecido «desmesuradamente» en las últimas décadas. Así, Valcárcel ha opinado que el problema es la «alta dependencia» y que el suministro de estas fuentes de energía depende «en gran medida de otros países, de naciones que presentan a menudo graves inestabilidades políticas» que «ponen en peligro» el mantenimiento del suministro y el precio.

   Asimismo, ha explicado que hace unos años en España «se impulsó un modelo concreto encaminado a fomentar el desarrollo de las energías renovables», se marcaron unos objetivos, un camino a seguir y «se animó a recorrerlo».

   En este contexto, Valcárcel ha recordado que en Murcia se llevaron a cabo medidas legislativas como la aprobación en 2006 de una Ley que establecía «las bases de una política energética sostenible, encaminada a promover el aprovechamiento de los recursos energéticos renovables y reducir la dependencia energética exterior».

   «Aquella Ley contó con el aplauso de todos los sectores y, además, fue una iniciativa pionera en España», ha enfatizado, para después agregar que permitió que Murcia liderase el sector de la energía fotovoltaica en España.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés