Los bulos y falsedades sobre la energía solar

Los bulos y falsedades sobre la energía solar las difunden los enemigos de esta fuente limpia y sostenible de energía fotovoltaica. Son como los “terraplanistas”, siempre dispuestos a asumir como verdades lo que son absolutos.

Los bulos y falsedades sobre la energía solar. Vivir en la cornisa cantábrica no impide gozar de las ventajas de la energía solar fotovoltaica, por mucho que llueva en cualquiera de sus regiones. El bulo de que el Gobierno piensa gravar con impuestos las instalaciones de paneles solares es eso: un puro bulo.

Estos paneles no dañan los tejados de las casas donde están instalados. Éstas y otras “noticas fake” (falsas) circulan por Internet y de boca en boca de personas mal informadas. Pongamos los puntos sobre las íes y arrojemos sobre tanta creencia sin base alguna algo de luz. Luz solar, por supuesto…

Los bulos y falsedades sobre la energía solar las difunden los enemigos de esta fuente limpia y sostenible de energía fotovoltaica. Son como los “terraplanistas”, siempre dispuestos a asumir como verdades lo que son absolutos.

Por esto, nada mejor que no prestar oídos a estas personas, por muy bienintencionadas que pudieran parecer, y dejar asesorarse por una empresa de energías renovables, que ofrecerá la información cierta, contrastable y transparente. En definitiva: una información tan “limpia” como las instalaciones que realizan y la energía que obtienen.

Vivir en la cornisa cantábrica de España no impide a nadie gozar de las ventajas de la energía solar fotovoltaica, por mucho que llueva en cualquiera de sus regiones. No es cierto que los paneles solares no sirvan para nada si está nublado o llueve, porque lo que aprovechan son las radiaciones del sol. Y hay empresas como Soly. Solar que han desarrollado y patentado un sistema que garantiza un rendimiento del 80%, como mínimo, durante 25 años.

Impuestos que no existen

Demostración patente de la falsedad de esta creencia es que los países nórdicos y del centro de Europa, como Alemania, muy lejos de tener el clima soleado que caracteriza a España, cuentan con más instalaciones solares que en nuestro país.

Más bulos y falsedades: el Gobierno actual no piensa gravar con impuestos las instalaciones de paneles solares. No lo piensa el Ejecutivo actual ni lo ha pensado nunca ningún otro, ni en España ni en ningún otro lugar del mundo.

Decir que tales impuestos se contemplan porque quienes instalan estos paneles pertenecen a las clases económicas más pudientes es un bulo, uno más. O, más bien, dos bulos: por un lado, la intención de implantar esos imaginarios impuestos es absolutamente inexistente; por otro lado, no hace falta ser “pudiente”, o un privilegiado, para poder realizar una instalación fotovoltaica en una vivienda.

Amortización de la inversión

Aparte de las facilidades de pago y financiación (y en algunos lugares, las bonificaciones oficiales), la inversión a realizar se amortiza con el ahorro de costes de energía, muy importantes en los tiempos actuales en que los precios están disparados.

Puro bulo, o “fake” (“noticia falsa”), como se quiera decir. Se trata de creencias sin lógica alguna, que tan sólo se plantean quienes no se han parado dos veces a pensar en lo contradictorias que son.

¿Alguien en sus cabales puede pensar que cuando el mundo entero camina hacia las energías renovables va a haber un gobierno que sancione fiscalmente una instalación de este tipo? Sólo los negacionistas del Cambio Climático podrían hacerlo.

Seguridad en las estructuras

Los paneles solares no dañan los tejados de las casas donde son instalados. La instalación fotovoltaica se realiza de manera sencilla y con estándares oficiales de seguridad que impiden perjudicar la estructura de la vivienda.

Las sanciones al instalador y las indemnizaciones al propietario de una vivienda que haya resultado dañada son muy elevadas. Las leyes son especialmente estrictas en esto. Por la cuenta que les trae, los instaladores son los primeros interesados en no ocasionar ningún perjuicio.

La seguridad en las estructuras de las viviendas está garantizada y sólo un error humano puede dar lugar a un daño, de la misma manera que cualquier otro operario de cualquier otro sistema pueda perjudicar una instalación, sea un panel fotovoltaico o sea colocar una mampara de baño.

Instalación solar frente a instalación térmica

Es rotundamente falso que una vivienda con una instalación térmica no precise de una instalación solar fotovoltaica. Esta última aprovecha la energía solar para producir electricidad. En cambio, las instalaciones de energía solar térmica sólo sirven para surtir de agua caliente sanitaria y de calefacción a la casa. Los electrodomésticos, por ejemplo, no podrán funcionar con dicha instalación solar térmica.

Otro bulo: “la fabricación de paneles solares es muy contaminante”. ¿De dónde se habrán sacado tal cosa los propagadores de falsedades? Los residuos que genera la producción energética de un panel solar son casi inexistentes, y nuevamente hemos de citar a la empresa Soly.solar, cuyos equipos patentados minimizan este aspecto. Sus paneles, que tienen una vida útil de 30 años como mínimo, producen energía limpia, sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Los bulos y falsedades sobre la energía solar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Qué es la Energía Hidráulica

EiDF avanza hacia el Mercado Continuo

V edición del Camino del Sol de ANPIER

Qué es la biomasa