España quiere mejorar la protección de la biodiversidad, costas y agua

Liderar la mitigación y la adaptación al cambio climático convertirá nuestra acción en una gran oportunidad para el progreso de nuestro país, ha manifestado Ribera, que opina que el proceso debe realizarse con equidad social.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha manifestado su voluntad de mejorar la protección de la biodiversidad y el patrimonio natural, aprobar dos nuevos Parques Nacionales y la protección del 30 por ciento de la superficie marina, incrementar la adaptación a los riesgos del cambio climático, al tiempo que ha anunciado una Estrategia Nacional contra la Desertificación, un proyecto de ley sobre plásticos de un solo uso, una nueva ley de costas y una Red de Vigilancia Meteorológica.

Durante su primera comparencencia ante la Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso de los Diputados, la ministra ha desgranado las líneas generales de su departamento para la presente legislatura en materia de lucha contra el cambio climático, la transición energética, la protección del medio ambiente y la reducción de los desequilibrios territoriales.

La ministra ha informado de su voluntad de poner en marcha 5 medidas en los primeros 100 días y otras 25 en los siguientes meses.

- Advertisement -

En materia de lucha contra el cambio climático, antes de final de marzo remitirá al Parlamento la Ley de Cambio Climático, al tiempo que se aprobará el segundo Plan de Adaptación al Cambio Climático de cara a la neutralidad en 2050.

En este ámbito, ha añadido que creará la Asamblea Ciudadana del Cambio climático con la participación de jóvenes y la búsqueda de convenios con la industria para transformar la economía con medidas de «acompañamiento» a los más afectados.

Ante un problema global del cambio climático que para la ministra requiere de una mejor cooperación internacional, ha anunciado que se pondrá en marcha una Red de Vigilancia Meteorológica que reforzará la respuesta a las situaciones de emergencia y que, junto a esto, se creará también un Centro Regional del Mediterráneo y un Centro de Meteorología y Climatología Subtropical.

Entre las nuevas medidas, ha adelantado que acometerá un nuevo programa nacional de lucha contra la desertificación y la sequía, que evite la degradación de las tierras.

Además, ha indicado que revisará la Estrategia y el Plan Forestal con las comunidades autónomas y representantes del sector y que se terminará la Estrategia Nacional de Defensa contra Incendios Forestales que se está elaborando para «asegurar la coherencia» en la gestión de los incendios en España y reforzar el apoyo del Estado a las comunidades autónomas en extinción.

Inundaciones y sequía

En cuanto a agua, se ha referido a las inundaciones por los cada vez más frecuentes e intensos fenómenos meteorológicos extremos y promoverá la reordenación de los territorios inundables, la recuperación de las riberas y se ampliarán los espacios fluviales y las infraestructuras verdes. En su comparecencia ha recordado que el 60 por ciento de los humedales en España ha desaparecido en el último siglo.

«Esto ha sido particularmente visible en el Mar Menor. Llevará tiempo recuperarlo pero queremos acompañar a la sociedad murciana en una recuperación que hay que hacer frente de forma sistemática y continuada en el tiempo», ha señalado.

Al mismo tiempo, ha dicho que se está terminando la revisión y actualización de los mapas de peligrosidad y riesgo de inundación en las demarcaciones hidrográficas.

La ministra ha advertido la necesidad de prepararse para una nueva relación con el agua porque el cambio climático obliga a planificar y gestionar de otra manera y a tener en cuenta escenarios extremos y a entender el recurso como único, para lo que se debe luchar contra la contaminación del agua, las extracciones de agua ilegales, o la reducción de los regadíos.

Biodiversidad y parques nacionales

En materia de biodiversidad ha dicho que en 2020 hay «grandes citas» para «superar la frustración» por el «fracaso» ante la falta de cumplimiento de las metas de protección de la biodiversidad de Aichi y en ese sentido, ha asegurado que España volverá a tener «liderazgo» para alcanzar un acuerdo multilateral, ambiciosos y por tanto trabajará para que la próxima Cumbre de Diversidad Biológica se comprometa a «cero pérdida neta de superficie» e integridad de los ecosistemas de agua dulce, marinos y terrestres en 2030 y a aumentar al menos un 20 por ciento en 2050 la protección de ecosistemas.

A nivel nacional, ha adelantado que se desarrollará un Plan Estratégico de Humedales y ha desgranado los planes específicos para la Albufera de Valencia, el Delta del Ebro, las Tablas de Daimiel, Doñana y el Mar Menor.

Al mismo tiempo espera que próximamente se pueda incorporar a la Red de Parques Nacionales el de la Sierra de las Nieves (Málaga) y avanzar en los trabajos para que también el del Mar de las Calmas (El Hierro) pueda convertirse en el primer Parque Nacional íntegramente marino.

Otro de los planes es terminar la Estrategia de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas, que evitará la fragmentación de los ecosistemas.

Respecto a la costa y el mar ha determinado que el objetivo será alcanzar el 30 por ciento de la superficie marina protegida hasta 2030 y se implantarán las estrategias marinas.

Al mismo tiempo, ha manifestado que tras «demasiado» tiempo de una «dejadez» en la aplicación de la Ley de Costas de 1987 y tras la «gran irresponsabilidad» de la modificación de la Ley de Costas de 2013, será necesarias reformas como la Estrategia de Protección de la costa que incluya medidas de gestión, inversiones, actualizar los deslindes e incluso o retrocederlos.

Por otro lado, también confía presentar próximamente al Parlamento la ley de plásticos de un solo uso y un proyecto de ley de residuos que incluya medidas como la recogida separada de residuos textiles, adelantar el calendario para biorresiduos o establecer objetivos de reciclado más ambiciosos. Del mismo modo, ha apuntado que se revisará la normativa en cuanto a los depósitos en vertedero.

Vertedero zaldivar

Durante su turno, el portavoz de EH Bildu Oscar Matute le ha expresado su coincidencia con buena parte del discurso de Ribera pero le ha exigido «intensificar la acción» ante los objetivos perseguidos para acabar con una economía lineal que no es viable ni sostenible.

Además, se ha referido al derrumbe del vertedero de Zaldivar bajo el cual, considera que está la falta de control de los residuos, no solo en este vertedero sino en los de toda España, porque «el 54 por ciento de los residuos van directamente a vertederos» y ha advertido que los niveles de toxicidad pueden permear a otras dimensiones y la realidad que sufre Zaldívar puede «existir en otros lugares».

Particularmente crítico ha sido el portavoz de Vox, Ángel López, quien ha acusado a Ribera de «megalómana» y de acometer no una transición energética sino «de ruina», tras una «cumbre de la ruina», en alusión a la Cumbre del Clima de diciembre a la que dudó que «la pobre niña» Greta Thumberg viniera realmente en barco.

«Es una tomadura de pelo. Espero que no lo sea también el cambio climático», ha defendido López, que cree que el plan de la ministra y del gobierno plantea una hoja de ruta que beneficia a las organizaciones «ecologistas caza-subvenciones» y que tanto perjudica a los hombres de a pie.

«Lo único que ha hecho de momento la transición ecológica es acabar con la energía nuclear», considera el portavoz climático de Vox que achaca los «varios miles de millones de euros al año» que costará el Plan de Energía y clima a sus «megalómanas ideas verdes».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés