¿Cesio de Chernóbil en Tenerife?

Dos universidades españolas han relacionado la presencia en la isla de Tenerife de radiación de Cesio, con el accidente nuclear ocurrido en 1986 en Chernóbil. Habría llegado a la isla por el polvo en suspensión del Sahara.

¿Cesio de Chernóbil en Tenerife? Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Málaga y de la Universidad de La Laguna (ULL) revela que la calima transporta isótopos de Cesio vinculados al accidente nuclear de Chernóbil, ocurrido hace casi cuarenta años.

La investigación, que se ha publicado en la revista Journal of Geochemical Exploration, aborda la presencia de radiación de Cesio 134 y 137 en suelos de Tenerife, que podría estar relacionada con el desastre nuclear de 1986 y que habría llegado a través del polvo en suspensión procedente del desierto del Sahara.

Análisis retrospectivo

Este trabajo se ha basado en un análisis retrospectivo de los datos recopilados a principios de la década de los noventa por el Laboratorio de Física Médica y Radiactividad ‘FIMERALL’, adscrito al Servicio General de Apoyo a la Investigación de la ULL, que mostraba el contenido de radionúclidos en aerosoles en los suelos de la isla.

Los isótopos liberados durante el accidente se dispersaron principalmente por Europa. Sin embargo, también por todo el hemisferio norte en pequeñas cantidades. En aquel momento no se tenía una visión tan general de las contribuciones de los episodios de polvo sahariano en suspensión y, sobre todo, no se disponía de una serie temporal larga para poder explicar la aparición de dichos radionúclidos de origen antropogénico en las muestras de suelos.

Partiendo de trabajos previos realizados por la investigadora María López Pérez, de la ULL, ha sido posible dar una explicación plausible a la aparición de dichos radionúclidos en aquellos años. Lo cual ha dado origen a este nuevo artículo científico, del que es también autora principal.

De acuerdo con López, “a pesar de la gran distancia entre Canarias y la central nuclear de Chernóbil, la fuente más probable de las concentraciones de Cesio 134 y 137 registradas en los suelos de las Islas Canarias occidentales en los años 90 fue la resuspensión de terrenos y arenas previamente contaminados por dichos isótopos de origen artificial”. Los isótopos liberados durante el accidente. Y según señala, se dispersaron principalmente por Europa, sin embargo, también por todo el hemisferio norte en pequeñas cantidades.

Bajas concentraciones

Las simulaciones de las columnas radiactivas liberadas por Chernóbil no mostraron una ruta de deposición directa hacia las Islas Canarias occidentales durante los días posteriores al accidente. Los autores consideran que el escenario más probable fue que, después del desastre nuclear, los isótopos se depositaran primero en la superficie del suelo del norte de África. Y, luego, se resuspendieran en la atmósfera. Permitiendo que fueran transportadas y se depositaran (deposición secundaria) sobre las islas mediante tormentas de polvo, muy comunes en el norte de dicho continente.

Igualmente, el análisis de los datos de aerosoles recopilados en Canarias durante los últimos veinte años y los datos de densidad de la columna de polvo para el periodo 1986-1991, muestran que hay una entrada continua de polvo mineral y Cesio 137 del norte de África asociado con las calimas.

Este trabajo concluye, no obstante, que las bajas concentraciones de estos isótopos, medidas tanto en los suelos como en la atmósfera de Tenerife, no proporcionan, en ningún caso, un incremento significativo en las dosis recibidas por la población tinerfeña y, por extensión, de la población residente en Canarias. ¿Cesio de Chernóbil en Tenerife?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés