Fin del problemón de la mina a cielo abierto de Cerredo

Con una superficie de 660 hectáreas, es una de las tres grandes obras de recuperación ambiental que el Instituto para la Transición Justa tiene previsto acometer en Asturias. El presupuesto para la ejecución de esta obra asciende a 27 millones, de los que 23,6 millones se financiarán con el Plan de Recuperación.

Con financiación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia – 14/09/2022

Fin del problemón de la mina a cielo abierto de Cerredo. El plazo previsto para la ejecución de las obras es de 42 meses y generará 61 empleos, a los que tendrán acceso prioritario los trabajadores excedentes de la minería del carbón

Hoy se inician las obras de restauración ambiental de la mina a cielo abierto “Única” del Grupo Cerredo (Degaña, Suroccidente asturiano). Y la adecuación de la zona para nuevos usos. Con una superficie de 660 hectáreas, es una de las tres grandes obras de recuperación ambiental. Junto a Tormaleo (Ibias) y Buseiro (Tineo y Cangas de Narcea)- que el Instituto para la Transición Justa (ITJ), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Tiene previsto acometer en el Principado de Asturias gracias a la financiación de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. La ejecución de las obras corresponderá a Tragsa.

Inicio de obras

Al acto de inicio de obras han asistido la directora del ITJ. Laura Martín; por parte del Gobierno de Asturias, el consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica del Gobierno de Asturias. Enrique Fernández y directora general de Energía, Minería y Reactivación. Belarmina Díaz. El alcalde de Degaña, Óscar Ancares. Por parte de Tragsa, han asistido su presidente. Jesús Casas y la directora, Inmaculada Salas.

El presupuesto para la ejecución de esta obra asciende a 27 millones de euros, de los cuales, 23,6 millones. Se financiarán a través del Componente 10 Transición Justa de Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) a través del ITJ. A esta cifra se suma el importe de los avales depositados por las empresas mineras como garantía ante la autoridad minera del Principado de Asturias, que cuya cuantía asciende a 3,7 millones.

Buenas prácticas

El plazo previsto para la ejecución de las obras es de 42 meses y generará 61 empleos a los que tendrán acceso prioritario los trabajadores excedentes de la minería del carbón.   Incluidos aquellos de las empresas auxiliares a través de la bolsa de empleo creada por el ITJ para este fin.

Las actuaciones previstas utilizarán las mejores prácticas de restauración ecológica y tendrán en cuenta la diversificación de usos del suelo restaurado para dinamizar la economía del entorno y el establecimiento de nuevas actividades.

La superficie a restaurar en Cerredo es de 660 hectáreas y requerirá un movimiento de tierras de 3,4 millones de metros cúbicos que permitirá remodelar el terreno a partir de su estado actual.

Se rellenarán huecos, suavizarán taludes y generarán sistemas de drenaje, de forma que el paisaje recupere su perfil natural y sea sostenible frente a las condiciones meteorológicas a largo plazo. Se reforestará un tercio de la superficie con especies autóctonas para que el nuevo perfil se integre con el entorno. Y para facilitar su posible explotación económica. Se rehabilitarán pistas mineras, bermas y plazas de la mina, integrándolas en el proyecto para ponerlas a disposición de nuevos usos agropecuarios y forestales.

Elementos que se mantendrán

Así mismo, para mantener el patrimonio minero, se van a conservar algunas edificaciones en el área de la bocamina -conocida como Coto Cortés- que incluye dos naves diáfanas. El edificio de oficinas y las pérgolas del aparcamiento anexas, así como la nave de “Hidráulica”.

La restauración de los terrenos de la mina a cielo abierto de Cerredo tendrá en cuenta su adecuación para usos alternativos, algunos ya definidos. Y permitirá otros futuros de carácter energético, así como áreas recreativas y de esparcimiento que cuenten con instalaciones básicas y áreas de estacionamiento.

El plan de restauración ambiental de zonas degradadas a causa de la minería del carbón del ITJ está contemplado en el Componente 10 “Estrategia de Transición Justa” del PRTR. Y dispone de una dotación de 150 millones para el periodo 2021-2023.

Junto a las obras de Cerredo que hoy se inician, el plan ha permitido la concesión directa de ayudas a la recuperación ambiental de otras dos minas de carbón a cielo abierto en el Principado de Asturias.

El plazo de ejecución previsto es de 48 meses y generarán 74 empleos

La obra de Tomaleo, en el municipio de Ibias, se inició el pasado mes de abril. El presupuesto de ejecución es de 48,5 millones, de los cuales el ITJ aportará 43,5 millones del PRTR, a los que se sumará los avales de 5,4 millones. Este presupuesto permitirá la restauración de 430 hectáreas y supondrá el movimiento de 8,2 millones de metros cúbicos de tierra.

De forma inminente se iniciará los trabajos en la mina de Buseiro, en los municipios de Tineo y Cangas de Narcea. Con las que se recuperarán 77 hectáreas a partir del movimiento de 1,3 millones de metros cúbicos de tierra. Las obras se desarrollarán a lo largo de 36 meses y generarán 15 empleos. El presupuesto para esta tercera restauración asturiana es de 6 millones, de los cuales el ITJ aportará 5,6 millones y el resto, unos 551.000 euros, se corresponden con los avales aportados por las empresas mineras. Fin del problemón de la mina a cielo abierto de Cerredo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés