Los primeros tetrápodos hace 360 millones de años tuvieron cráneos parecidos a los cocodrilos actuales

  Acanthostega gunnari era un vertebrado decuatro patas, también conocido como un tetrápodo, que invadió la tierra durante una de las grandes transiciones evolutivas en la historia de la Tierra, hace entre 380 y 360 millones de años.

Los tetrápodos de hace 360 millones de años pueden haber sido más como los cocodrilos modernos de lo que se pensaba anteriormente. Así lo revela la reconstrucción de un cráneo en 3D, publicada en ‘Plos One’ por Laura Porro, de la Universidad de Bristol

‘Acanthostega gunnari’ era un vertebrado de’cuatro patas’, también conocido como un tetrápodo, que invadió la tierra durante una de las grandes transiciones evolutivas en la historia de la Tierra, hace entre 380 y 360 millones de años. Esta especie es crucial para entender la anatomía y la ecología de los primeros tetrápodos, pero tras cientos de millones de años enterrados en el suelo, los fósiles están a menudo dañados y deformados.

Para tratar de reconstruir el cráneo de esta especie a partir de numerosas piezas del cráneo, los autores del estudio aplicaron tomografía computarizada (TC) con rayos X de alta resolución a varios ejemplares de ‘Acanthostega gunnari’ desde el este de Groenlandia. Los investigadores encontraron que el cráneo reconstruido tuvo una región postorbital y una mandíbula inferior más fuertemente enganchada de lo que se pensaba.

- Advertisement -

También encontraron pistas sobre cómo se alimentaban las especies. El tamaño y la distribución de sus dientes y la forma de contacto entre los huesos individuales del cráneo (llamadas suturas) sugieren que ‘Acanthostega’ puede haber atrapado inicialmente presas con la parte delantera de sus mandíbulas utilizando sus grandes dientes delanteros y su mandíbula inferior en forma de gancho.

Los investigadores planean aplicar estos métodos a otros fósiles aplastados de los primeros tetrápodos para entender mejor cómo las modificaciones de los huesos y dientes en estos antiguos animales les ayudaron a enfrentarse a los desafíos de vivir en la tierra.

«Debido a que los cráneos de los primeros tetrápodos fueron a menudo ‘aplastados’ durante el proceso de fosilización, estos animales suelen ser reconstruidos con cabezas muy planas. Nuestra nueva reconstrucción sugiere que el cráneo de ‘Acanthostega’ era más alto y algo más estrecho de lo que se ha interpretado anteriormente, más similar al cráneo de un cocodrilo moderno», concluye Porro.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés