Madrid atemorizada por los enjambres de abejas

Concretamente, en 2014, los profesionales gestionaron 236 enjambres, cifra inferior a los 343 registrados en todo 2013, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

Los bomberos de la Comunidad de Madrid están ya preparado para gestionar aquellos enjambres, ante la llegada del calor, que por su localización puedan representar un peligro para las personas.

Concretamente, en 2014, los profesionales gestionaron 236 enjambres, cifra inferior a los 343 registrados en todo 2013, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

Todos los efectivos del Cuerpo regional de Bomberos cuentan con formación específica en el manejo de enjambres de abejas. Además, disponen del material necesario para tratar a estos insectos como son las piqueras o cazaenjambre, que son unas cajas compartimentadas para los panales, cepillos, guantes o trajes de apicultor.

Durante su intervención, lo fundamental es evitar el peligro para las personas, por lo que, dependiendo del lugar y del número de ciudadanos próximos, se acordona la zona o se dan instrucciones a los afectados donde haya aparecido el enjambre para que tomen medidas de seguridad.

LAS ABEJAS ESTÁN PROTEGIDAS

Las abejas están consideradas como ‘ganado semoviente’ productivo. Por lo tanto, están protegidas y no se las puede matar por lo que la intervención de los bomberos consiste, básicamente, en recoger el centro del enjambre, que es donde se encuentra la abeja reina y meterlo en la ‘piquera’.

El resto de los insectos entra voluntariamente en él, y se instalan en los panales del interior. Cuando todas las abejas están en el interior de la caja, se cierra y se entrega a apicultores.

En el protocolo de actuación de los bomberos de la Comunidad se describen no solo los casos habituales de enjambres ubicados dentro y fuera de un edificio. También contempla la posibilidad de que un camión o vehículo que transporte panales sufra un accidente y los insectos queden sueltos por la zona.

Esta situación no es extraña ya que, a lo largo del verano, los apicultores trasladan sus colmenas de unos parajes a otros en función del tipo de vegetación y de la climatología.

En caso de que en el hábitat de una persona surja un enjambre, los bomberos de la Comunidad de Madrid aconsejan alejarse, al menos, 100 metros. Si está dentro de una casa, deben cerrarse con suavidad las puertas de la habitación donde se encuentre para aislarlos y avisar inmediatamente al Centro de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Los bomberos recomiendan que no se manipulen los enjambres, que no deben ser movidos del lugar donde se encuentre, y que no se moleste a las abejas ni se intente acabar con ellas echándoles insecticida. Las picaduras de estos insectos pueden, en casos extremos, llegar a causar la muerte de una persona.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Escándalo del pollo de Lidl

Animales peligrosos de Europa

COP19 de CITES: tiburones y rayas

COP15 2022