LIFE+Iberlince preocupada por el alcance del virus del conejo

Ello se da, según ha explicado, al ser el conejo una de las principales fuentes de alimentación del lince en tanto que especie predadora, y dado que la escasez de presas obliga al animal a desplazarse y, consecuentemente, exponerse a un caso de atropello como los que recurrentemente se dan en las carreteras andaluzas.

El programa de vigilancia epidemiológica de la fauna silvestre en Andalucía, gestionado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta andaluza, analizará muestras de conejo silvestre que ya están siendo recopiladas y enviadas por el equipo de seguimiento LIFE+Iberlince para conocer el alcance del virus en esta temporada.

En la importancia de recuperar esta especie ya han incidido varios colectivos conservacionistas, como Ecologistas en Acción, cuyo portavoz en el Consejo de Participación de Doñana, Juan Romero, ha recalcado a Europa Press la necesidad de apostar por un plan del conejo, introduciendo ejemplares inmunizados –la cepa de la enfermedad hemorrágica vírica (EHV) causa numerosas bajas en la población– y negociando con los cazadores una «moratoria».

Ello se da, según ha explicado, al ser el conejo una de las principales fuentes de alimentación del lince en tanto que especie predadora, y dado que la escasez de presas obliga al animal a desplazarse y, consecuentemente, exponerse a un caso de atropello como los que recurrentemente se dan en las carreteras andaluzas.

En 2010 se detectó la presencia de una nueva cepa del virus en granjas francesas y posteriormente, en 2011, fue detectada en granjas cunícolas en el norte de España. Ante la amenaza de la presencia de la nueva cepa y los efectos sobre la población de conejo silvestre en Andalucía, el equipo de seguimiento de LIFE+Iberlince comenzó a obtener muestras a partir de ejemplares de conejo muertos en diciembre de 2012.

Tras establecer un contrato con el Laboratorio de Virología Molecular de la Universidad de Oviedo, se iniciaron los primeros análisis con muestras procedentes de Huelva, Sevilla, Cádiz, Córdoba y Jaén, obteniéndose resultados positivos a la nueva cepa en todas las provincias a partir de febrero de 2013.

Además, ese mismo año fueron enviadas muestras al programa de vigilancia epidemiológica específico del conejo silvestre, que permite conocer el estado sanitario de las poblaciones silvestres de conejo en la región.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Escándalo del pollo de Lidl

Animales peligrosos de Europa

COP19 de CITES: tiburones y rayas

COP15 2022