Un total de 40 trabajadores del Infoca inician labores de restauración por el incendio de Quesada

A mediados de octubre, el personal destinado a estos trabajos se incrementará hasta unos 110 efectivos que trabajarán en la zona hasta mediados de noviembre, siempre y cuando vaya acompañando la meteorología.

Un total de 40 trabajadores del Infoca comenzarán este lunes las labores de restauración y regeneración ambiental por el incendio originado el 5 de julio en el municipio de Quesada (Jaén), y que afectó también a los municipios de Huesa, Larva y Cabra de Santo Cristo con un total de más de 10.000 hectáreas arrasadas por las llamas.

A mediados de octubre, el personal destinado a estos trabajos se incrementará hasta unos 110 efectivos que trabajarán en la zona hasta mediados de noviembre, siempre y cuando vaya acompañando la meteorología.

Así lo ha confirmado a Europa Press, el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, que ha indicado que las primeras actuaciones irán destinadas a la construcción de fajinas y albarradas. En total, en esta primera fase se prevé intervenir en 130 hectáreas del término municipal de Quesada y otras 110 hectáreas de Huesa.

- Advertisement -

Asimismo, según ha dicho Juan Eugenio Ortega, se va a trabajar en la habilitación de naves ganaderas en Cabra de Santo Cristo para poder trasladar a unas 5.000 cabezas, principalmente ovejas, a nuevas zonas de pastoreo.

También, a mediados de octubre está previsto que se liciten las obras de mejoras de caminos e infraestructuras, a las que, según el delegado, podrán concurrir las empresas de la zona con lo que se prevé generar empleo en los municipios afectados por el incendio.

«En esta primera fase de actuaciones se va a invertir un millón de euros, el resto hasta 2,1 millones previstos se ejecutará a partir de febrero del próximo año y se invertirá en tratamientos fitosanitarios y plantación, principalmente», ha explicado Juan Eugenio Ortega.

La mayor parte del terreno afectado por el incendio es superficie forestal, 9.852 hectáreas y otras 342 hectáreas son agrícolas. Se trata de una zona de alto valor ecológico que en su 90 por ciento corresponde a montes públicos de la Junta de Andalucía y de los ayuntamientos.

Ortega ha señalado que la prioridad de su departamento es luchar contra la erosión del suelo y favorecer la recuperación de la vegetación natural. «Lo que más nos preocupa es la erosión y que ésta sea la menor posible», ha dicho el delegado. Además, todos los residuos que se obtengan serán «picados» para utilizarnos como abono e impulsar la regeneración del terreno.

El delegado ha subrayado que en esta actuación se tendrá en cuenta los parámetros necesarios para prevenir nuevos incendios y mantener lo mejor posible el ecosistema.

Ante la posible llegada de lluvias otoñales y para tratar de minimizar riesgos erosivos, se ha acudido al procedimiento de urgencia que establece la legislación en materia de contratación pública.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés