Caza en Aragón, de mal en peor

El convenio para la creación de la licencia interautonómica de caza solo se plantea como objetivo dar facilidades administrativas a los cazadores para obtener la licencia en las comunidades autónomas, pero se olvida de garantizar que el desarrollo de la actividad cinegética se realice asegurando los necesarios conocimientos y formación a los cazadores.

El BOE del 14 de octubre recogía una resolución de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, por la que se publica la adhesión de la Comunidad Autónoma de Aragón, firmada por la anterior presidenta Autónoma, Luisa Fernanda Rudi, al convenio para la creación de la licencia interautonómica de caza auspiciado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y suscrito por otras cuatro comunidades autónomas, lo que supone un notable retroceso en el control de la actividad cinegética en nuestra comunidad.

El convenio para la creación de la licencia interautonómica de caza solo se plantea como objetivo dar facilidades administrativas a los cazadores para obtener la licencia en las comunidades autónomas, pero se olvida de garantizar que el desarrollo de la actividad cinegética se realice asegurando los necesarios conocimientos y formación a los cazadores.

La licencia interautonómica obvia que la normativa cinegética, así como la sectorial en materia de protección de la naturaleza, bienestar animal y uso público del medio natural, es distinta en cada comunidad autónoma. Por este motivo, se instauró el examen del cazador, una herramienta para asegurar unos conocimientos mínimos en quienes practican la caza en cada territorio.

- Advertisement -

La llamada licencia única no establece mecanismos que obliguen a realizar el examen del cazador en las diferentes comunidades autónomas y se limita a facilitar, sin más, un trámite administrativo que también es requerido para otras muchas actividades (turismo en la naturaleza, recreativas, de estudio científico, etcétera).

En estas condiciones, los cazadores que cacen en la comunidad autónoma de Aragón pero provengan de otra comunidad no acreditarán conocimientos esenciales como, por ejemplo, conocer el listado específico de especies cazables en Aragón, entre otras cuestiones.

La licencia interautonómica, en este sentido, es una muestra más de los privilegios que el Gobierno y determinadas comunidades autónomas como la de Aragón están dispuestos a conceder al lobby cinegético. No les importa una adecuada regulación de la caza, sino arañar unos pocos votos con una medida de marcado carácter electoralista.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés