La población desproporcionada de cabra montés en el Guadarrama podría ser un problema

Así, la Fundación Artemisan –formada por varias organizaciones del ámbito cinegético– ha destacado en un comunicado que en el informe se recoge que «esta grave situación» se da, además, «en un Parque Nacional, donde se debe prestar especial atención a la conservación del equilibrio en todos los ecosistemas y entre especies».

La población de cabra montés en el Parque Nacional de Guadarrama supera en muchas zonas los 45 individuos por kilómetro cuadrado, una cifra que «casi triplica» la que los expertos consideran máxima admisible para la especie, según señala el informe elaborado por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes, Forestal y del Medio Natural de la Universidad Politécnica de Madrid.

Así, la Fundación Artemisan –formada por varias organizaciones del ámbito cinegético– ha destacado en un comunicado que en el informe se recoge que «esta grave situación» se da, además, «en un Parque Nacional, donde se debe prestar especial atención a la conservación del equilibrio en todos los ecosistemas y entre especies».

Por su parte, fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han señalado a Europa Press que corroboran estas estimaciones de los cazadores y el estudio de la UPM y comparten que hay un problema de sobrepoblación de cabra montés en el Parque Natural de Guadarrama.

A su vez, la Fundación Artemisan ha indicado que el informe ha sido presentado a través de la Oficina Nacional de la Caza (ONC) y sustenta el escrito de contestación interpuesto por su parte al recurso de PACMA contra el Plan Específico de Gestión de las Poblaciones de Cabra Montés (Capra pyrenaica victoriae) en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama que se está tramitando en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Así, la fundación ha afirmado que el informe pericial elaborado por los técnicos de la Universidad Politécnica de Madrid defiende la necesidad de controlar la superpoblación de esta especie.

«Los datos del estudio realizado por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes son contundentes: la población de cabra montés del Parque Nacional ha pasado de los 2.437 ejemplares de 2010 a los 5.000 de 2017», ha indicado Artemisan, que ha señalado que en siete años, se ha duplicado.

Además, el estudio apunta que desde 2014 hasta 2017 la población de cabra montés ha aumentado de los 3.300 individuos a los 5.000, creciendo como media anual en más de 560 individuos.

Es por esto por lo que la asociación de cazadores ha destacado que los técnicos apuntan que «ya se ha demostrado científicamente que esas cargas son incompatibles con la persistencia de varias especies de flora leñosa protegida y amenazada». «Parece sobradamente demostrado que la densidad es inaceptable y debe ser reducida, y debe serlo lo más rápidamente posible, porque sigue creciendo», continúa el informe.

«La ausencia de control de esta especie está suponiendo un grave riesgo de extinción de flora protegida, amenazada y endémica del Parque, además de una innegable alarma sanitaria para las propias poblaciones de cabra montés y del ganado extensivo presente en la zona e incluso, lo que es más preocupante, para la propia salud humana», añade Artemisan, que asegura que la suspensión cautelar del Plan de Gestión de la cabra montés en el parque está causando ya «graves efectos ecológicos».

Por otro lado, la asociación ha señalado también que el documento técnico pone además de manifiesto que las medidas propuestas por el PACMA para controlar las poblaciones de esta especie -como por ejemplo la esterilización de ejemplares o la instalación de vallados o cercados- «carecen de toda justificación técnica y jurídica», de forma que podrían incluso llegar a provocar un daño mucho mayor al espacio protegido que el que se quiere evitar con el control propuesto en el Plan de Gestión de la Comunidad de Madrid.

«Con esta actuación jurídica, la Fundación Artemisan pretende defender una gestión de la cabra montés sostenible y compatible con la presencia y desarrollo de otras especies y actividades presentes en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama», han concluido.

LA COMUNIDAD CORROBORA LAS TESIS DE LOS CAZADORES

Desde la Consejería de Medio Ambiente, han explicado a Europa Press que corroboran las estimaciones de los cazadores y comparten que hay un problema de sobrepoblación de cabra montés en el Parque Natural de Guadarrama.

En este punto, han afirmado que en la Consejería ya se está trabajando para tratar de controlar a la población respetando la prohibición de eliminación de ejemplares impuesta por el Tribunal Superior de Justicia.

Así, Medio Ambiente ha indicado que se está haciendo captura en vivo de cabras montesas, para, después de cumplir los periodos de adaptación y de cuarentena requeridos, reintroducirlas en otras zonas montañosas de España, como los montes de Ávila, en los que ya se han realizado sueltas.

«No ponemos ningún pero a este informe en el que se pide un control de la cabra Monté en el Guadarrama, de hecho ya lo hemos dicho incluso en comparecencias en la Asamblea», ha concluido la Consejería.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés