Una iniciativa piloto emplea drones para el seguimiento de aves en humedales de Almería

Según ha informado la Junta en una nota, se trata de un proyecto piloto que durante dos años evaluará el uso de esta herramienta en el seguimiento de especies amenazadas y sus hábitats.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, a través de un proyecto coordinado con la Agencia de Medio Ambiente y Agua, ha introducido por primera vez aeronaves no tripuladas en el seguimiento de aves acuáticas en los humedales almerienses.

Técnicos especialistas de la Agencia de Medio Ambiente y Agua han llevado a cabo el seguimiento de tres especies, garcilla cangrejera, malvasía cabeciblanca y cerceta pardilla en los humedales almerienses de Charca de Sotomontes, el Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinar, las Salinas de Cerrillos, La Cañada de las Norias, Ribera de Algaida y la Albuferas de Adra.

Según ha informado la Junta en una nota, se trata de un proyecto piloto que durante dos años evaluará el uso de esta herramienta en el seguimiento de especies amenazadas y sus hábitats. Los primeros resultados muestran a los drones como una herramienta esencial para el seguimiento de nidos de difícil acceso así como para la lectura de las anillas, y una reacción mínima por parte de las aves muestreadas.

Además, la herramienta ha resultado de «gran utilidad» para comprobar el estado de conservación de los hábitats y en la detección de amenazas o incidencias.

El dron utilizado dispone de adaptaciones para el seguimiento de fauna y los pilotos son biólogos con años de experiencia en el seguimiento de estas especies amenazadas, que, tras formarse debidamente en el manejo de los drones y el procesamiento de la información que se obtiene, disponen de capacidad para interpretar el comportamiento de las aves y poder actuar en consecuencia para reducir al máximo la afección provocada por la operación.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Almería, Raúl Enríquez, ha destacado la introducción del dron en este tipo de tareas como una «herramienta que permite realizar un seguimiento de las especies y sus hábitats, e incluso detectar amenazas que pueden ser analizadas desde un punto de vista diferente al del observador a pie de tierra».

Aunque esta es una de las aplicaciones directas del uso de los drones en los trabajos de seguimiento de fauna amenazada, «se están testeando muchas otras que permiten mejorar trabajos que ejecuta la Agencia, reducir los riesgos asociados, optimizar los recursos empleados, y sobre todo, mejorar la precisión de los resultados obtenidos», según ha explicado el delegado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés