Alianza para la protección de la avifauna en Aragón

El objetivo de la actuación es la modificación de 10 líneas de aéreas de alta tensión y en torno a 110 apoyos y 30 vanos. La reforma de estas instalaciones eléctricas va a incorporar medidas anticolisión para las aves, así como elementos antielectrocución.

El Gobierno de Aragón y Endesa han renovado este martes su colaboración para protección de la avifauna con la firma de un convenio. Este nuevo acuerdo, con una duración de cuatro años, va a contar con una inversión para 2018, de 125.000 euros: 50.000 euros los aportará la institución y 75.000 euros la compañía.

Los encargados de rubricar este convenio, que tiene como objetivo llevar a cabo proyectos en líneas eléctricas que contribuyan a paliar o eliminar los riesgos de colisión y electrocución de la avifauna, han sido el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y el director general de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner.

Las actuaciones que emanan de este convenio para este año se van a realizar en cinco líneas eléctricas. Estas instalaciones a modificar se reparten entre la Comarca de Somontano, cerca de Barbastro; la Comarca del Bajo Cinca, en Zaidín, cerca de Fraga; el territorio de Pedrola y Gallur; y en la zona de la Comarca de Valdejalón, cerca de Calatorao.

- Advertisement -

El objetivo de la actuación es la modificación de 10 líneas de aéreas de alta tensión y en torno a 110 apoyos y 30 vanos. La reforma de estas instalaciones eléctricas va a incorporar medidas anticolisión para las aves, así como elementos antielectrocución.

Según ha destacado el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, estas medidas se están llevando a cabo, mediante cuatro sucesivos convenios, desde el año 2002. «En este periodo de tiempo, se han podido corregir y mejorar unos 100 kilómetros de redes eléctricas» por un valor de más de 3 millones de euros, ha destacado.

Este acuerdo supone, para el consejero, «una actuación efectiva para la conservación de la biodiversidad en Aragón«, ya que se ha comprobado que «las medidas que se vienen aplicando son efectivas y contribuyen a reducir los riesgos que suponen las instalaciones eléctricas para la avifauna en general y para las especies de aves más amenazadas, sobre todo las grandes rapaces, en particular», ha añadido.

Por su parte, el director general de Endesa en Aragón ha afirmado que este tipo de acuerdos son «importantes» para la eléctrica, no sólo por las acciones que se llevan a cabo sino también por la «buena relación» de los técnicos de ambas entidades que trabajan de forma conjunta «como debe ser entre las empresas privadas y la Administración».

Olona también ha querido subrayar la importancia de esta colaboración a la que ha definido como «ejemplar». «Destaco el trabajo conjunto de los técnicos que identifican los tramos prioritarios para llevar a cabo estas correcciones y también determinan las soluciones que deben adaptarse, consiguiendo de esta manera que la contribución financiera conjunta sea efectiva», ha apostillado.

El trabajo de los técnicos, tanto públicos como de la empresa privada, se centra en buscar las soluciones más favorables a los problemas que puede ocasionar la red eléctrica para la avifauna, ya sea a través de la definición de nuevos trazados de baja conflictividad, la propuesta del empleo de nuevos materiales o el ensayo de nuevas soluciones constructivas menos peligrosas para las aves.

Desde Endesa han asegurado ser conscientes de la necesidad de realizar actuaciones que conduzcan a la eliminación de obstáculos en sus infraestructuras y que contribuyan a reducir la mortalidad de especies animales y a aumentar la conectividad de las poblaciones naturales de las mismas.

En Aragón, prácticamente un tercio del territorio está considerado como zonas de especial protección para las aves o lugares de interés comunitario o ambas cosas, ha indicado Joaquín Olona. Por eso, este tipo de actuaciones son «complejas» pero «gracias a la ayuda de las empresas es posible compatibilizar proyectos energéticos con la protección de la biodiversidad».

Conviene recordar que la red eléctrica de Aragón consta de miles de kilómetros de instalaciones aéreas, muchas de ellas construidas antes de que entrase en vigor la actual normativa electrotécnica que trata de minimizar el impacto de estas construcciones sobre la avifauna, que data de 2005 en el caso de Aragón y de 2008 en el conjunto del Estado.

Esto hace que la corrección de tendidos eléctricos sea una actuación que, lamentablemente, no puede abordarse desde una perspectiva temporal breve, tanto por el volumen de trabajo como por el coste de las intervenciones.

De esta forma, desde la Administración y la eléctrica han considerado que planteamientos de colaboración a medio-largo plazo, como el que escenifica este convenio, han sido los más adecuados para solventar los problemas que la colisión y la electrocución generan para la conservación de algunas de las especies aves más amenazadas de la Península Ibérica, como el águila perdicera, el milano real o el quebrantahuesos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés