Definitivamente los delfines de Barcelona irán a un santuario

Ayer, 25 de julio de 2018, el Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado en el Consell Municipal que Anak, Blau, Tumay, Nuik, Kuni y Leia se trasladarán a un santuario donde podrán disfrutar del enriquecimiento natural del mar el resto de sus vidas.

El Ayuntamiento de Barcelona ha indicado en el Consell Municipal que tiene la intención de reubicar temporalmente a los animales en dos delfinarios para que luego puedan viajar al Santuario de Baltimore, una de las opciones propuestas por la Fundación FAADA.

Ayer, 25 de julio de 2018, el Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado en el Consell Municipal que Anak, Blau, Tumay, Nuik, Kuni y Leia se trasladarán a un santuario donde podrán disfrutar del enriquecimiento natural del mar el resto de sus vidas.

FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) hizo esta petición a través de la campaña #AdeuDelfinari y en los últimos dos años ha trabajado para ofrecer una solución para los delfines de Barcelona. Por un lado, acercando a los expertos y los distintos proyectos de santuarios para que uniesen esfuerzos y compartiesen experiencias; por otro, dialogando con el departamento de Ecología del Ayuntamiento, con la directiva del Zoo de Barcelona y con su Comité de Empresa.

De las dos opciones propuestas por la Fundación y que se barajaban como destino final, finalmente desde el Consistorio han preferido intentar la vía de negociación con el National Aquarium de Baltimore, en Estados Unidos, que prevé disponer de un santuario para sus propios delfines en 2020, en algún lugar de la costa de Florida aún por determinar. En Baltimore, hace meses que los animales se están sometiendo a un proceso de adaptación para facilitar su traslado y habituación a su nuevo hogar.

FAADA indicó en varias ocasiones que los delfines de Barcelona deberían haber empezado también hace tiempo con una serie de cambios, y para ello incluso ofreció la posibilidad de traer a un experto en rehabilitación de cetáceos de la NOAA Fisheries de EEUU.

Sin embargo, la Dirección del Zoo y el Ayuntamiento no ven clara tal opción, y llevan meses hablando con los distintos delfinarios de Europa y las organizaciones que los amparan para encontrar un centro que acoja temporalmente (y bajo condición de no reproducción) a Anak, Blau, Tumay y Nuik (recordamos que Kuni y Leia se encuentran desde hace dos años en L’Oceanogràfic de Valencia). Este proceso parece haber sido muy difícil, pero finalmente se podría haber llegado a un acuerdo para enviar a los animales por separado a dos delfinarios de la península, aunque todavía están ultimando los detalles para poder firmar los convenios.

De esta manera, los animales se trasladarían en otoño hasta esos centros, con la premisa de que, en cuanto el santuario esté disponible, se realice un nuevo traslado.

FAADA considera que dos traslados en relativamente poco tiempo es demasiado para los delfines, y no está de acuerdo con las políticas de los centros donde irán los animales. De todos modos, la Fundación entiende que los animales necesitan un cambio urgente pues llevan toda la vida encerrados en el diminuto y pobre espacio del delfinario del Zoo de Barcelona.

Sin embargo, otra de las opciones que todavía no se descarta y que también se presentó al Ayuntamiento desde FAADA, es la de que los delfines vayan al Aegean Marine Life Sanctuary, en Grecia, que ya dispone de una bahía acondicionada pero está a la espera de algunos permisos y de una inyección económica que les permita dar el último empujón al proyecto. Este santuario podría llegar a ser una realidad antes incluso que el de Baltimore, pero depende de muchos factores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés