Aves y reptiles compartían nidos hace 70 millones de años

Dirigidos por el Centro Regional Universitario Bariloche en Argentina, los científicos examinaron sofisticadas imágenes de microscopio electrónico del material fosilizado único del sitio.

Cáscaras de huevos fosilizadas, desenterradas en el oeste de Rumania, representan el sitio de nido conocido más antiguo compartido por múltiples animales. Las cáscaras, algunas completas y otras divididas en miles de piezas, están densamente comprimidas y atrapadas en una piedra de barro que formaba parte de los restos de una colonia de cría de aves, probablemente con cientos de nidos separados. Ahora expuestas en las colecciones de la Sociedad de Museos de Transilvania en Cluj Napoca, Rumania, las muestras datan del período Cretácico tardío (hace aproximadamente 70 millones de años) y fueron descubiertas cerca de la ciudad de Sebe, en Transilvania, por el paleontólogo local Mátyás Vremir hace unos nueve años.

Dirigidos por el Centro Regional Universitario Bariloche en Argentina, los científicos examinaron sofisticadas imágenes de microscopio electrónico del material fosilizado único del sitio. Establecieron que contiene cuatro tipos diferentes de cáscara de huevo, lo que indica que cuatro tipos de animales compartían el mismo sitio de anidación; aves extintas dentro de un grupo conocido como enantiornithes, aves de clasificación indeterminada, lagartos parecidos a geckos y predecesores más pequeños de los cocodrilos de hoy.

Un autor del estudio, Christian Laurent, del Grupo de Aerodinámica y Mecánica de vuelo de la Universidad de Southampton, comenta en un comunicado: «Sabemos muy poco sobre el comportamiento de los padres de las aves mesozicas, sabemos que tenían nidos, huevos y crías que eran relativamente maduros. y capaces de moverse después de la eclosión, pero la evidencia es escasa más allá de esto. Esta investigación sugiere que toleraron compartir sus nidos, no solo junto con otras aves, sino también con reptiles «.

El equipo ha publicado sus conclusiones en la revista Scientific Reports.

Su artículo especula que un área de llanura creada por inundaciones estacionales ofreció a los enantiornithes seguridad frente a los depredadores. También se cree que los entornos de los nidos brindaron refugio a los reptiles más pequeños que se beneficiaron de la seguridad de las aves que custodiaban sus propios nidos.

Los investigadores sugieren que los animales tipo lagarto y cocodrilo no fueron percibidos como una amenaza para los huevos y polluelos de las aves, posiblemente porque eran mucho más pequeños que los pájaros adultos y, por lo tanto, no eran una amenaza depredadora para ellos o para sus crías. Hasta la fecha, este es el ejemplo más antiguo de este tipo de estrategia ecológica.

Christian Laurent agrega: «La evidencia que respalda nuestra teoría todavía se puede ver en Argentina, donde los lagartos (Salvator merianae) cohabitan y ponen huevos dentro de los nidos del cocodrilo caimán, seguros de que la hembra no se alimenta durante la incubación de sus huevos y no representa una amenaza para los lagartos en cría».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés