Vladimir Putin y los cetáceos encarcelados

El destino de los cetáceos capturados ilegalmente está siendo seguido muy de cerca por medios de comunicación, ecologistas y científicos en todo el mundo.

Las 11 orcas y 87 belugas encerradas en la cárcel de cetáceos de la costa este de Rusia no han sido liberadas. Vladimir Putin ordenó hace unos días que se decidiera el destino de estos cetáceos antes del 1 de marzo, pero de momento los animales siguen en el mismo sitio y en las mismas pésimas condiciones. El destino de los cetáceos capturados ilegalmente está siendo seguido muy de cerca por medios de comunicación, ecologistas y científicos en todo el mundo.

La presión pública es notoria: más de 1 millón de personas de diferentes países han pedido al gobierno ruso que cierre esta cárcel de cetáceos. Además, personalidades de Hollywood como Leonardo di Caprio, también han alzado su voz para pedir que se ponga fin a esta situación abominable. El portavoz presidencial, Dmitry Peskov calificó la situación de “flagrante“, y Vladimir Burmatov , presidente del Comité de Ecología y Protección del Medio Ambiente del Parlamento, lo calificó como una “burla hacia los animales“.

“Sin embargo, a pesar de que el presidente Putin, el Parlamento y Leonardo di Caprio estén con nosotros, aún es muy pronto para cantar victoria”, dice Hovhannes Targulyan, Jefe de Investigación, Greenpeace. Es esencial que en la liberación y readaptación de las orcas y belugas participen expertos independientes y que se las devuelva al lugar donde fueron capturadas ilegalmente: las aguas del Mar de Ojotsk. Desde Greenpeace estamos preparados para apoyar en la liberación y readaptación de estos mamíferos marinos en su hábitat natural.

Las orcas y belugas no sobrevivirán mucho más encerradas en una cárcel. Necesitan ser liberadas. ¡Firma y exige que Rusia deje libres a estos grandes mamíferos!

Para más información: Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés