Casi 30.000 hectáreas fueron arrasadas por el fuego este año

En todo caso, la superficie arrasada por las llamas en lo que va de 2010 es la más baja de la última década; en segundo lugar está 2008 (42.677,66), seguido de 2001 (55.035,85). Por el contrario, 2005 es el año en que más hectáreas fueron calcinadas en este periodo, con un total de 149.277,02; 2006 ocupa el segundo puesto con 136.794,93.

   En definitiva, este año se ha calcinado el 0,1 por ciento de la superficie nacional –un 97,12 por ciento menos que el año anterior–. Por tipos, han ardido 6.781,99 hectáreas de superficie arbolada; 19.473,18 de matorral y campo abierto; y 1.570,27 de pastos y dehesas.

   El número total de siniestros producidos hasta el 22 de agosto es de 5.247, un 30,54 por ciento menos que los registrados en el mismo periodo de 2009 (6.991). Esto supone, además, un descenso del 39,13 por ciento en comparación con la media de la última década.

   Además, con respecto al número de grandes incendios –más de 500 hectáreas–, hasta el momento han tenido lugar cinco siniestros frente a los 31 del año pasado y a los 24 del último decenio. En lo que se refiere al número de conatos –menos de una hectárea–, se han producido 6.991 frente a los 5.247 de 2009; asimismo, ha habido 2.782 incendios, en comparación con los 4.567 del año pasado.

- Advertisement -

   Por distribución geográfica, el noroeste –comprende las comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco y las provincias de León y Zamora– es el área más afectada por los fuegos, con un 58,75 por ciento, seguida de las comunidades interiores –las provincias de las comunidades no costeras, excepto León y Zamora–, con el 26,53 por ciento; el Mediterráneo –comunidades autónomas costeras con este mar, incluyendo sus provincias interiores), con el 13,75 por ciento; y por último, Canarias, con el 0,97 por ciento.

«BUENA CAMPAÑA», SEGÚN LOS EXPERTOS

   Respecto a la evolución de los fuegos este verano, Javier Manrique, miembro de la Junta Rectora del Colegio de Ingenieros de Técnicos Forestales, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que la situación es «un poco peor» que a mediados de agosto, ya que han afectado «la ola de calor y la ‘continental sahariana'» y ha habido incendios, aunque «no han sido grandes».

   «Lo que se maneja es que la situación no es mala. Estamos a finales de agosto, esperamos que si llueve un poco la campaña se cerrará bien, con una superficie quemada muy inferior a la media del último decenio», ha explicado. A este respecto, Jesús González Capitán, director técnico del Colegio de Ingenieros de Montes, coincide con Manrique y explica que este año la campaña «ha sido muy buena».

   Además, González Capitán ha señalado que la detección de incendios ha funcionado «muy bien», así como la colaboración por parte de los ciudadanos, motivo por el que, a su juicio, «hay que felicitarse».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés