Muere uno de los linces liberados en Guadalmellato

Según ha informado la Consejería de Medio Ambiente en un comunicado, el ejemplar fallecido es ‘Cascabel’, un macho nacido en 2006 y trasladado en 2008 al centro de cría en cautividad de La Olivilla (Doñana) para su posterior reintroducción en libertad.

   En el informe preliminar de la autopsia recibido hoy se establece que la muerte del animal se produjo hace entre dos y cuatro días, y se recoge una observación de calcificación renal, así como el riñon izquierdo «completamente autolítico», por lo que se presume que el animal podría encontrarse entre los afectados por la Enfermedad Renal Crónica (ERC) que ha provocado ya la muerte de cuatro ejemplares y afecta a 31 de los 78 linces del programa de Cría en Cautividad.

   De estos 31 ejemplares, 10 se encuentran en fase tres, es decir, terminal, de esta dolencia renal, cuya causa parece estar en un sumplemento vitamínico que se les administra a los animales a través de los conejos con los que se alimentan.

   La muerte de ‘Cascabel’ supone la primera baja que se produce dentro de esta experiencia pionera de reintroducción, destinada  a crear nuevas poblaciones en antiguos asentamientos de la especie y desarrollada en el marco del Proyecto LIFE Naturaleza 2006-2011 ‘Conservación y reintroducción del lince ibérico en Andalucía’.

- Advertisement -

   Hay que recordar, en este sentido, que similares experiencias de de reintroducción emprendidas previamente con otras especies vaticinaban hasta un 50 por ciento de bajas durante los primeros meses.

   El lince ‘Cascabel’ estaba en paradero desconocido debido a que su collar emisor se desactivó a mediados de julio, tras lo cual se iniciaron las labores de búsqueda en el territorio, desde el río Guadalmellato hasta la Sierra de Andújar.

   Concretamente, tal y como informa Medio Ambiente, la semana pasada se obtuvieron indicios de que había entrado en uno de los cercados de preadaptación, por lo que se cerró la verja del mismo para proceder a su captura en cuanto fuera localizado.

   El viernes pasado fue visto en ese territorio en «perfecto estado de salud», y se comprobó que disponía de agua suficiente y abundante comida. Ayer fue localizado ya sin vida, y fue trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) para realizar la necropsia.

EL CADÁVER, MUY DETERIORADO

   Debido a las altas temperaturas en la zona el cadáver estaba muy deteriorado, señalaron desde la Administración ambiental. En el informe preliminar del CAD recibido hoy se establece que la muerte del animal se produjo hace entre dos y cuatro días, y se recoge una observación de calcificación renal.

   Están en proceso los análisis pertinentes para obtener más información sobre la muerte de este lince.

   Tras la muerte de ‘Cascabel’, permanece en la zona ocho ejemplares, dos parejas, una hembra juvenil y otra no reproductora, además de dos cachorros alumbrados durante esta temporada, hijos de ‘Charqueña’.

   El pasado 3 de agosto fueron liberadas del cercado de pre-adaptación en el que se encontraban las hembras ‘Diana’, ‘Eclipse’ y ‘Charqueña’, que campan por el área de reintroducción de Guadalmellato, la última hembra junto a su prole formada por dos cachorros.

   Por otro lado, a principios de agosto se advirtió de que la pista del macho ‘Elron’ se había perdido recientemente como consecuencia de un fallo del collar GPS-GSM, por lo que se redoblaron los esfuerzos de foto-trampeo por la zona colindante para intentar localizarlo.

   Tal y como informó la Consejería de Medio Ambiente, ya se puede observar en la zona una estructura social propia de las áreas con presencia estable de la especie, con letrinas de marcaje e interacciones entre individuos, que está permitiendo completar el seguimiento de la población mediante foto-trampeo.

   Además, se ha certificado el primer contacto entre ejemplares de Guadalmellato y del Parque Natural Sierra de Andújar, donde se localiza el más importante núcleo lincero.

   De este modo, gracias a los sistemas de radioseguimiento con que se ha dotado a los felinos reintroducidos se ha podido saber que los ejemplares que han entrado en contacto han sido ‘Mata’, la hembra adulta liberada en Guadalmellato procedente de Doñana, y ‘Casandra’, una hembra de la población de Andújar.

   Con experiencias pioneras de reintroducción como la que se lleva a cabo en Guadalmellato se persiguen dos retos de futuro relacionados con la conservación del felino: crear nuevas poblaciones y fomentar la variabilidad genética de la especie, cuyos dos únicos núcleos viables de población en la actualidad se reparten entre Doñana –62 ejemplares– y Sierra Morena, con 140 individuos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés